Los ácidos grasos omega 3 tienen buena prensa. Desde que en la década de 1950 se asociara, en esquimales de Alaska, una dieta rica en estas grasas con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, se ha realizado mucha investigación sobre este tema y se han difundido muchos mensajes, la mayoría de ellos positivos. Muchas recomendaciones sanitarias también se refieren a los omega 3 como aliados del corazón. Así, no es de extrañar que muchas personas consideren que tomar suplementos de omega 3 o aumentar el consumo de alimentos ricos en omega 3 ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.
 
Las noticias que refuerzan este mensaje son, además, abundantes. Estás son algunas de ellas:
 
Sin embargo, como ocurre con tantas otras cuestiones sobre alimentación y salud, las cosas no suelen estar tan claras. No es fácil encontrar pruebas científicas o evidencias de que existe una relación de causa-efecto entre el consumo aumentado de alimentos ricos en omega 3 y la prevención de enfermedades cardiovasculares. 
 
En una evaluación anterior de Nutrimedia, se mostró los suplementos de ácidos grasos omega 3 podrían ayudar poco o nada a reducir el riesgo de sufrir una demencia. En esta nueva evaluación, se analizan las mejores evidencias científicas disponibles para responder a la cuestión de si los alimentos ricos en omega 3 ayudan o no a prevenir las enfermedades cardiovasculares. El objetivo es saber qué grado de veracidad tiene el mensaje que da por cierto este efecto.

Evaluación

El mensaje “Aumentar el consumo de alimentos ricos en omega 3 ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares” es probablemente falso
 
La evaluación realizada permite concluir que aumentar el consumo de alimentos que contienen omega 3, ya sea de origen animal o vegetal, es probable que produzca poco o ningún efecto en el riesgo de mortalidad y enfermedad cardiovascular.
 

Mensajes principales

• Con las evidencias disponibles, que tienen en conjunto un grado de certeza moderado, no está justificado aumentar el consumo de alimentos ricos en omega 3 para prevenir las enfermedades cardiovasculares.
 
• El grado de certeza de esta evidencia es moderado. Esto quiere decir que el efecto real es posible que sea muy diferente al estimado en los estudios realizados hasta ahora. Es posible, por tanto, que nuevos estudios de mejor calidad ofrezcan resultados diferentes a los actuales. 
 

Resumen visual

  

 

 

 

 

 

 

 

 

Descargar PDF