La industria láctea Puleva (acrónimo de PUra LEche de VAca) explica en su página web que su producto "Puleva Mañanas Ligeras Sin Lactosa" es “una leche dirigida a todas aquellas personas a las que la leche no les sienta bien o tienen problemas para digerirla”. Fuente: lechepuleva.es (consultado el 18.03.2018).

El anuncio de televisión analizado corresponde a la campaña de 2018. El video completo del anuncio está disponible en el canal de YouTube de Puleva etiquetado como “Spot PULEVA Mañanas Ligeras (Febrero 2018)”. Este es su contenido:

  • Niño: “En directo Alberto el reportero. A mi madre antes la leche no le sentaba bien. ¡Uggg! Pero un día descubrió la sin lactosa de Puleva y…”
  • Voz en off: “Puleva Mañanas Ligeras, la sin lactosa de Puleva ayuda a que sea fácil de digerir.”
  • Madre: “¡Ummm! ¡Me encanta la leche, Sabelotodo!”
  • Niño: “Y ahora todas las mañanas son así…”
  • Voz en off: “Puleva Mañanas Ligeras, ahora en botella.”
  • Mensaje en letra pequeña en la parte inferior de la pantalla: “No apta para alérgicos a la proteína de leche de vaca. El consumo de alimentos con contenido reducido de lactosa puede ayudar a disminuir el malestar gastrointestinal causado por la ingesta de lactosa en personas intolerantes a la lactosa.”

Evaluación

El mensaje: “La leche sin lactosa es más fácil de digerir” es incierto

El mensaje del anuncio analizado se considera incierto porque no hay investigaciones que hayan estudiado los efectos gastrointestinales del consumo de leche sin lactosa en personas sin intolerancia a este azúcar de la leche. No se sabe, por tanto, si la leche sin lactosa es o no más digestiva en personas sanas.

En este contexto, no parece justificado que quien no tiene intolerancia a la lactosa consuma leche sin lactosa. La Autoridad en Seguridad Alimentaria Europea (European Food Safety Authority, EFSA) advierte que una dieta con restricción de productos lácteos sin una suplementación adecuada o una adaptación en los hábitos alimentarios puede conllevar un bajo aporte de calcio, vitamina D y vitamina B2 (rivoflavina). Por lo tanto, los expertos coinciden en que no se debe adoptar una dieta restringida en lactosa basándose en el autodiagnóstico.