Los zumos de fruta son más fáciles de transportar y consumir que la fruta entera, y tienen en general un sabor dulce más agradable, especialmente para los niños. Aunque no presentan ventajas nutricionales respecto a las frutas, su consumo se ha disparado en las últimas décadas, alimentando la creencia de que un zumo equivale a una ración de fruta.

En principio, solo los zumos cuyo contenido es 100% fruta podrían parecerse a la fruta correspondiente, pues las bebidas que contienen una proporción menor de fruta tienen otros componentes añadidos (generalmente azúcares, por lo que suelen considerarse bebidas azucaradas). Sin embargo, si se compara la composición de ambos alimentos resulta que no son iguales, ni mucho menos. Aparte de su distinta forma de consumo, una distinción importante es que el contenido en fibra de la fruta es notablemente mayor que la de su zumo. Otra diferencia relevante es que los azúcares del zumo se consideran azúcares libres (tienen más facilidad de aumentar el nivel de glucosa en sangre, lo cual podría favorecer la obesidad). Con estas importantes diferencias, ¿puede sostenerse que es tan saludable tomar un zumo que una fruta? ¿Qué dice la ciencia?

Evaluación

El mensaje: “Es igual de saludable tomar un zumo de fruta que una fruta entera” es incierto

Para la evaluación de este mensaje, se han considerado dos categorías de zumos: los elaborados con 100% de fruta y los que llevan azucares añadidos. En ambos casos se han revisado, fundamentalmente, sus efectos sobre el peso corporal y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. En general, los resultados de los estudios disponibles muestran un impacto sobre la salud más negativo en el caso de los zumos con azúcares añadidos y más positivo o discordante en el caso de los zumos 100% de fruta. Sin embargo, hay que resaltar que la confianza que merecen todos estos resultados es, en general, muy baja (con la excepción del efecto de los zumos azucarados sobre el peso, que se detalla en el apartado siguiente).

Si nos atenemos al efecto sobre el aumento de peso, la conclusión es que no se sabe si los zumos de fruta 100% favorecen o no la ganancia de peso, mientras que los zumos de fruta azucarados sí que podrían favorecer el sobrepeso. En conjunto, teniendo en cuenta otros efectos sobre la salud, hay que concluir que es dudoso que el consumo de zumos de fruta sea tan saludable como el de frutas enteras