Son numerosas las evidencias científicas que sugieren que la dieta mediterránea es una de las más saludables, en particular por su elevado contenido en frutas y verduras. Cada año se publican centenares de estudios que añaden nuevas pruebas sobre sus diversos beneficios para la salud, desde la prevención de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer a la reducción del riesgo de diabetes y alzhéimer. Uno de los recientes mensajes positivos es el que la vincula con un menor riesgo de sufrir depresión, del que diversos medios de comunicación se han hecho eco con motivo de un nuevo estudio sobre este asunto:

Evaluación

El mensaje: “La dieta mediterránea reduce el riesgo de padecer depresión” es incierto

Con los estudios realizados hasta la fecha no se puede afirmar ni negar que la dieta mediterránea y otras dietas saludables contribuyan a reducir el riesgo de padecer depresión o síntomas depresivos. Aunque algunos estudios muestran un cierto efecto beneficioso en adultos y adolescentes, la evaluación de la mejor revisión sistemática de los mismos indica que el nivel de certeza de estos resultados es muy bajo y, por tanto, la veracidad del mensaje analizado es incierta.