Atrás

Filantropía y mecenazgo: a la búsqueda de nuevos recursos para la Universidad

Filantropía y mecenazgo: a la búsqueda de nuevos recursos para la Universidad

Se pone en marcha el programa UPFund para diversificar las fuentes de financiación y establecer vínculos con potenciales donantes.

28.10.2016

 

El año 2015 la UPF puso en marcha el programa UPFund - Patrocinio y Mecenazgo con el objetivo de diversificar las fuentes de ingresos y obtener recursos adicionales que, ante un escenario de restricción presupuestaria, permitieran mantener el modelo de universidad . Para Jaume Badia, gerente de la UPF y unos de los responsables de la iniciativa, "la puesta en marcha de UPFund es importante porque representa un primer paso esencial: poner las bases que harán posible establecer vínculos de cooperación con los donantes potenciales."

Tradicionalmente, la existencia de programas de fundraising en universidades españolas ha sido escasa y muy concentrada en instituciones privadas y escuelas de negocio. "La escasez de referentes nos ha permitido diseñar el programa casi desde cero", explica Pau Fernández, responsable de UPFund. Y continúa: "Hemos aprendido que los donantes no quieren aportar dinero a la universidad en general, sino a proyectos y causas concretos, y deben saber en todo momento a que se destina su aportación". La transparencia, la rendición de cuentas, el agradecimiento y el reconocimiento a los donantes son pilares fundamentales de UPFund.

Los beneficios fiscales de las donaciones es un tema relevante y desconocido por gran parte del público no experto. Desde el 2016 ya es posible desgravar hasta el 75% o el 35% de los primeros 150 euros en función de si el donante es una persona física o jurídica. "A pesar de la mejora de la normativa, ésta sigue siendo claramente insuficiente y muy poco incentivadora, si realmente se quiere apostar por construir una cultura de mecenazgo y filantropía hoy prácticamente inexistente", afirma Badia. Hay cierto margen de mejora, por ejemplo, en las deducciones adicionales que la Generalitat permite aplicar a institutos y centros de investigación, pero no en las universidades. "Es evidente que las universidades también hacemos investigación de calidad. Parece pues incongruente que, fiscalmente, esta actividad no se trate de la misma manera", señala Badia. "Aunque -añade- sé que los actuales responsables de la Secretaría de Universidades e Investigación comparten este criterio."

¿A qué se destinan las ayudas?

El programa UPFund se dirige tanto a donantes individuales como a empresas, y se articula en torno a seis tipos de proyectos. Los llamados "proyectos singulares" aglutinan propuestas innovadoras, de carácter estratégico y transversal. Muchas de las actividades del 25º aniversario se enmarcan en este eje, como la celebración del I Encuentro de Alumni, la puesta en marcha de UPF Art Track o la celebración de la cumbre de jóvenes universidades con Times Higher Education. Entre los nuevos proyectos destacan el impulso de la Cátedra Pompeu Fabra, la rehabilitación del Depósito de las Aguas o la reposición de una pintura mural de Perico Pastor. Los proyectos de investigación incluyen iniciativas de todos los ámbitos de conocimiento que buscan financiación externa. A través de la web UPF Knowledge Portal es posible filtrar estas iniciativas por disciplinas y grupos de investigación. Las cátedras de empresa centran su actividad en la divulgación de conocimiento en torno a un tema de interés para la universidad y la empresa, y favorecen una colaboración a largo plazo, dado que la cátedra responde a los intereses, retos y necesidades de ambas instituciones. El Fondo de Becas UPF es un nuevo instrumento que permitirá a la Universidad completar e incrementar el volumen de recursos que en la actualidad destina a los diferentes programas de ayudas al estudio, como son las ayudas para situaciones sobrevenidas; el programa de becas salario, que destina una ayuda adicional en concepto de "salario" que complementa la beca Equidad para aquellos estudiantes con situaciones económicas más vulnerables; o las exenciones en la matrícula para los estudiantes con matrícula de honor del bachillerato. Los proyectos solidarios permiten financiar iniciativas vinculadas con la solidaridad, el emprendimiento social, la cooperación al desarrollo y el voluntariado. Finalmente, los proyectos internacionales, en preparación, permitirán impulsar la internacionalización de la Universidad en diversos campos.

Per què donar a la UPF?

Rita Wing 

Su donación se ha destinado a financiar la matrícula completa de un estudiante del máster en Estudios Internacionales sobre Medios, Poder y Diversidad.

Para construir una sociedad ética y libre necesitamos fomentar disciplinas como las humanidades

 

Maria Lluïsa Pachán  

Sus donaciones al CEXS han permitido financiar becas de doctorado y adquirir equipamiento científico de vanguardia, como un secuenciador de ADN.

El progreso del mundo depende de los avances científicos

 

Antonio Gallardo

Su donación se ha destinado al Laboratorio de Arqueología, que trabaja en una excavación en la ciudad de Tiro, en el sur del Líbano.

El esfuerzo que realizan estos investigadores, muchas veces en zonas donde hay conflictos bélicos, hay que ponerlo en valor
 
 
Asociación Pompeu Farra

Su donación se ha destinado al programa de ayudas para situaciones sobrevenidas, dirigido a estudiantes que se encuentran ante dificultades económicas importantes para poder asumir el coste total o parcial de la matrícula.

 

 

Campaña para becas dirigida a los antiguos alumnos

El programa UPF Alumni inicia este septiembre una campaña de captación de fondos entre los graduados para el Fondo de Becas UPF. Para Anaís Tarragó, directora adjunta de la Fundación UPF y una de las promotoras de la iniciativa, "la colaboración de los antiguos alumnos es importante porque ellos saben qué supone estudiar y disfrutar de la experiencia en la UPF y, por tanto, son los mejores embajadores. Con el lema 'Da una oportunidad al talento', queremos que nuestros graduados puedan dar la oportunidad a alguien de disfrutar de la misma experiencia ".

Durante la campaña se informará a los antiguos alumnos de los beneficios fiscales de sus donaciones. Contribuir al fondo de becas con una aportación anual de 150 euros sólo tiene un coste de 37,5 euros para el donante, dado que los 112,5 restantes son deducibles fiscalmente. Para Tarragó, "esta donación equivale a poco más de diez céntimos al día, diez céntimos que pueden dar una oportunidad al talento que, de otro modo, no sería posible".

Vídeo de la campaña

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías: