Noticias Noticias

Volver a la página índice
Atrás

El adelantamiento del parto por razones no médicas para cobrar el "cheque bebé" supuso un riesgo para la salud infantil

El adelantamiento del parto por razones no médicas para cobrar el "cheque bebé" supuso un riesgo para la salud infantil

Lo constata un estudio con la participación de Libertad González, profesora del Departamento de Economía y Empresa de la UPF y de la Barcelona GSE, centrado en los nacimientos que hubo en el cambio de año entre 2010 y 2011, cuando se eliminó el “cheque bebé”.

06.02.2019

Un estudio elaborado por Libertad González, profesora del Departamento de Economía y Empresa de la UPF y de la Barcelona GSE; Cristina Borra (Universidad de Sevilla) y Almudena Sevilla (University College de Londres), constata que los niños nacidos antes de tiempo por la cancelación del “cheque bebé” pesaron menos al nacer (entre 130 y 300 gramos) y tuvieron un 20% más de hospitalizaciones, especialmente por afecciones respiratorias, aunque los efectos negativos parecen disiparse a partir del segundo mes.

Unas 2.000 familias adelantaron el parto de manera programada para poder cobrar una ayuda de 2.500 euros.

La investigación, que se contextualiza dentro del incremento del número de partos adelantados por razones no médicas en España (la tasa de partos inducidos en España era del 19,4% en 2010, casi el doble de lo recomendado por la OMS), afirma que unas 2.000 familias adelantaron el parto de manera programada para poder cobrar una ayuda de 2.500 euros (el conocido como “cheque bebé”). Esto ha posibilitado investigar el impacto de esta práctica sobre la salud de los bebés.

Una investigación que evoluciona con el paso del tiempo

El estudio, impulsado por el Observatorio Social de "la Caixa" y publicado en la revista Journal of the European Economic Association el pasado 1 de febrero forma parte de una de las líneas de investigación del proyecto “The Causal Effect of Early Interventions on Child Health and Human Capital”, con el que Libertad González obtuvo una ayuda Consolidator Grant 2017 del Consejo Europeo de Investigación.

Dentro de este proyecto, la investigadora de la UPF continua recogiendo datos y haciendo seguimiento de estos niños, ahora de nueve años de edad (a partir de las pruebas que están haciendo actualmente en tercero de primaria, por ejemplo) para intentar detectar posibles efectos más a largo plazo sobre la salud o el desarrollo cognitivo.

Para llevar a cabo esta tarea extensiva, Libetad González ha recibido financiación de una Research Grant on Socioeconomic Wellbeing, unas ayudas que cuentan con la colaboración de la Fundación Bancaria “la “La Caixa” y la organización de la Barcelona GSE.

Estudio de los bebés nacidos cerca del cambio de año 2010-2011

Según la investigación llevada a cabo, en el cambio de año de 2010 a 2011, el momento en el que finalizaba el “cheque bebé”, la ayuda de 2.500 euros por hijo nacido que el gobierno español introdujo para aumentar la natalidad, se produjeron muchos más partos a finales de diciembre que a principios de enero.

Las autoras estiman que se adelantaron unos 2.000 partos por razones no médicas, que representan aproximadamente un 6% de todos los nacimientos de enero. “Las familias que en mayor medida adelantaron el parto fueron aquellas con estudios universitarios, mujeres de nacionalidad española y en provincias con una mayor presencia de la red de hospitales privados”, afirman.

El cambio de normativa introducida por el gobierno de España generaba, de manera no prevista, un incentivo para adelantar en diciembre aquellos partos previstos en torno al cambio de año. “Estas condiciones crearon un interesante experimento natural para evaluar los efectos de una menor edad gestacional en la salud de los bebés”, apuntan las investigadoras.

“Durante la última semana de 2010 hubo un repunte en el número de nacimientos y una caída a principios de enero de 2011".

El estudio se basa en datos administrativos de gran calidad sobre nacimientos e ingresos hospitalarios de todos los bebés nacidos en España entre 2000 y 2013. En concreto, las autoras analizaron dos fuentes de datos proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE): la Estadística de Nacimientos, que se rellena en los hospitales para cada nacimiento, y la Encuesta de morbilidad hospitalaria, con información sobre el 99% de las hospitalizaciones de al menos una noche.

Para estimar la cantidad de partos adelantados, se comparó la cantidad de nacimientos que se produjeron en torno al cambio de año (finales de diciembre de 2010 y principios de enero de 2011), usando los años anteriores y posteriores como referencia. En condiciones normales, aproximadamente un 50% de los bebés que nacen cerca del cambio de año lo hacen en diciembre y el 50% restante en enero. Sin embargo, en el cambio de año de 2010 a 2011, el 56% nacieron en diciembre (9.946 bebés) y el 44% en enero (7.845). “Durante la última semana de 2010 hubo un repunte en el número de nacimientos y una caída a principios de enero de 2011, que era cuando la ayuda del cheque bebé desaparecía, y esto es un caso claramente atípico”, afirman las autoras.

Bebés nacidos cerca del cambio de año 2010-2011

Riesgos que supone un adelanto programado del parto para la salud infantil

Los bebés nacidos antes de tiempo por la cancelación del cheque bebé pesaron menos al nacer (entre 130 y 300 gramos menos que el promedio, es decir un peso hasta un 9% más bajo) y sufrieron un considerable aumento en las tasas de hospitalización durante los dos primeros meses de vida (aproximadamente un 20% más), fundamentalmente por enfermedades respiratorias. No se apreciaron, sin embargo, efectos a largo plazo en la salud de estos niños.

Los bebés nacidos antes de tiempo por la cancelación del cheque bebé pesaron menos al nacer (entre 130 y 300 gramos menos que el promedio).

No obstante, la proporción de bebés con pesos bajos o extremadamente bajos (menos de 2.500 gramos o menos de 1.500 gramos, respectivamente) no aumentó, lo que sugiere que los adelantos programados se dieron fundamentalmente en embarazos muy avanzados. “No parece que se cometieran locuras como provocar un nacimiento varias semanas antes de la fecha prevista, sino que los adelantos se produjeron fundamentalmente en partos estimados en una fecha próxima al cambio de año”, apuntan las autoras del estudio.

Peso medio al nacer los bebés nacidos cerca del cambio de año 2010-2011 (última y primera semana del año)

Implicaciones políticas e importancia de disponer de información

“Puesto que los individuos y las familias responden a incentivos económicos, habría sido conveniente que la cancelación del cheque bebé no hubiera sido tan abrupta, sino que se hubiera producido, por ejemplo, una reducción progresiva de la ayuda a lo largo de los meses”, aconsejan las investigadoras.

La decisión de adelantar el parto por razones no médicas no es neutral desde la perspectiva de la salud.

Asimismo, alertan de que familias y médicos deben ser conscientes de que la decisión de adelantar el parto por razones no médicas no es neutral desde la perspectiva de la salud, y que resulta conveniente tener la suficiente información al respecto.

Finalmente, las autoras remarcan la importancia de los datos administrativos para fines de investigación para evaluar las políticas públicas, y así poder diseñar mejores medidas y programas basados en  los datos y en su efectividad.

Trabajo de referencia: C. Borra, L. González, A. Sevilla (febrero 2019). "The Impact of Scheduling Birth Early on Infant Health". Journal of the European Economic Association (pág. 30 a 78).
https://doi.org/10.1093/jeea/jvx060

Categorías:

Per a més informació

Notícia publicada per:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

93 542 21 00

[email protected]

Para más información

Noticia publicada por:

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

93 542 21 00

[email protected]

For more information

News published by:

Institutional Communication and Promotion Unit

93 542 21 00

[email protected]