Atrás

Un estudio constata que el sector de los videojuegos en Cataluña está en plena expansión, pero con luces y sombras

Un estudio constata que el sector de los videojuegos en Cataluña está en plena expansión, pero con luces y sombras

La producción de videojuegos en Cataluña" ha sido elaborado por Óliver Pérez Latorre, Carles Sora, Mercè Oliva y Carla Brito-Fuentes, profesores del Departamento de Comunicación. El informe, en el marco del Observatorio de la Producción Audiovisual (OPA), hace una radiografía del sector de los videojuegos en nuestro país.

24.07.2017

El sector de los videojuegos en Cataluña en los últimos diez años ha tenido una evolución creciente: el año 2015 generó 217 millones de euros, un 43% de la facturación total del sector en España, y contaba con 120 empresas, un 25% de las 480 existentes en el Estado. Además, Cataluña concentra el 38% de la empleabilidad del sector en España, con 1.690 puestos de trabajo, la mayoría en compañías muy jóvenes, ya que el 85% de las empresas catalanas tiene menos de 10 años, y el 42% son de nueva creación (entre dos y cinco años de vida).

Estos datos, procedentes de informes de los años 2015 y 2016 hechos por las principales entidades y asociaciones del sector en España y Cataluña, quedan recogidas en el estudio "La producció de videojocs a Catalunya", elaborado por los profesores del Departamento de Comunicación de la UPF Óliver Pérez Latorre, Carles Sora, Mercè Oliva y Carla Brito-Fuentes, en el marco del Observatorio de la Producción Audiovisual (OPA).

El informe, que quiere proporcionar una visión amplia al lector, revisa la situación actual del sector de los videojuegos en España y en Cataluña en relación al nuevo contexto mundial existente: un nuevo paradigma marcado por la distribución digital, la consolidación del juego para móvil y la recuperación del PC como plataforma de videojuegos, la emergencia del mercado chino, el fenómeno de los deportes y los nuevos modelos de negocio, como el free-to-play.

El estudio se divide en dos partes: una primera que ofrece una panorámica general del sector de los videojuegos en Cataluña, en base a los últimos informes de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos (DEV) y el Instituto Catalán de las Empresas Culturales (ICEC). Se completa con entrevistas a Marisol López, directora del área de Cultura Digital del ICEC, y Simón Lee, responsable del Canódromo-Parque de Investigación Creativa y del programa de incubación de videojuegos GameBcn.

En la segunda parte, se aborda un estudio de caso sobre las jóvenes empresas independientes (indies) del sector en Cataluña, basado en entrevistas, que aporta información sobre cuáles son estas empresas, sus características, qué percepción tienen de la situación actual del sector, y cómo ven el futuro.

Luces y sombras del sector en Cataluña y España

El peso y la fortaleza del sector en Cataluña puede explicarse por varios factores, entre los cuales la consolidación de las empresas antiguas, con un volumen grande o notable (Novarama, Digital Legends), que se han valido de la innovación, de la visión comercial estratégica y de la capacidad adaptativa a las tendencias del mercado; o el crecimiento de empresas como Social Point, una compañía centrada en social games para móviles, y recientemente, de la catalana Fandroid (e-Sports). También ha influido en este crecimiento el establecimiento de filiales por parte de grandes empresas dedicadas al desarrollo de juegos, como Ubisoft-Barcelona o King-Barcelona, ​​que demuestra la capacidad de Cataluña para atraer empresas y talento extranjero.

Detrás de estas cifras, según refleja el estudio, algunas sombras significativas, tanto para España como para Cataluña, como la atomización del número y la debilidad de muchas empresas, la precariedad laboral y la dificultad de penetrar en el mercado interno (un 72% de la facturación de las compañías catalanas proviene del extranjero, según datos del ICEC), el gran peso de un reducido número de compañías en los indicadores económicos del sector (52% de la facturación de las empresas españolas se concentra en sólo el 1% de las mismas) o la preeminencia de las empresas "desarrolladoras" (estudios creativos), que representan la gran mayoría de las empresas españolas, por encima de las publishers (editores). Este hecho hace que la diferencia de ingresos con otros países del entorno, como Francia, sea notable, aunque España tenga un mayor número de empresas de videojuegos.

La percepción y las inquietudes de los estudios indies

En la segunda parte del estudio, las entrevistas realizadas a los responsables de los estudios independientes (indies) en Cataluña denotan una visión del sector como excesivamente atomizado y saturado, poblado por demasiados estudios amateurs, sin conocimientos empresariales, que acaban teniendo una vida corta por la dificultad de encontrar la financiación necesaria. También critican las malas condiciones y la precariedad laboral, aunque destacan la existencia de un tejido de pequeñas empresas muy conectadas entre sí que puede facilitar la emergencia de compañías importantes en un futuro.

Los responsables de las indies destacan la mayor atención que las instituciones catalanas dedican al sector, especialmente el ICEC, que ha apostado por los videojuegos, actualmente un sector estratégico en el ámbito de las industrias culturales. Sin embargo, reclaman la adopción de políticas equiparables a las que se siguen con el audiovisual (créditos fiscales, deducciones, subvenciones, etc.), la necesidad de conseguir visibilidad a través de campañas de marketing y que el videojuego sea considerado como cultura.

Por otra parte, en relación con las plataformas de comercialización, la mayoría coincide en que la mejor opción actualmente es el premium (juegos de pago); cuestionan que el móvil siga siendo una plataforma idónea para las pequeñas empresas debido a la saturación del mercado, no les convence el modelo free-to-play y expresan cierto desencanto hacia el fenómeno crowdfunding.

Un ecosistema catalán con un futuro prometedor

A pesar de las dificultades, la energía de las nuevas empresas expresa una pasión muy extendida entre los jóvenes para la creación de videojuegos como profesión, y determinación para el emprendimiento en este sector, que se ha visto reforzada en Cataluña por la nueva creación de estudios de grado en los últimos cuatro años, o por iniciativas como la incubadora Game-BCN. Las nuevas hornadas de graduados nutrirán el campo con un alto nivel formativo, si bien podrían contribuir a la atomización y el mercado puede tener problemas para absorberlos.

Así pues, según el informe, habría que canalizar toda esta energía de una forma eficiente, con el fin de fortalecer el tejido industrial del sector a medio y largo plazo. Sería necesario estructurar bien el escenario de futuro, para poder capitalizar todo su potencial, y seguir apostando por la educación, la inversión y las empresas, junto con la potenciación del videojuego como valor cultural.

Estudi de referència: "La producció de videojocs a Catalunya" (2017). Óliver Pérez Latorre, Carles Sora, Mercè Oliva, Carla Brito-Fuentes. Observatori de la Producció Audiovisual (OPA).