Nuestro logo rinde homenaje a las gallinas.

Los pollos y gallinas en las granjas son posiblemente los animales más maltratados del planeta. Se crían y matan más pollos para comer que todos los demás animales terrestres combinados. Por su lado, las gallinas experimentan el abuso más prolongado.

Para obtener sus huevos, el sistema reproductivo de las gallinas es explotado hasta la extenuación, forzadas a producir anualmente hasta 300 huevos, en comparación con los 15 huevos por año que ponían sus antepasados ​​en la naturaleza. Debido a esto, tanto las gallinas enjauladas como las de corral sufren de una larga lista de enfermedades dolorosas, que incluyen tumores reproductivos, carcinomas de ovarios, infecciones y osteoporosis. Estas son condiciones que no pueden evitar incluso cuando son rescatadas por santuarios de animales, ya que sus cuerpos han sido seleccionados artificialmente durante generaciones para esta sobrepuesta. Una vez consideradas gastadas, se envían al matadero, generalmente para ser convertidas en comida para perros o gatos o sopas baratas.

El número de gallinas explotadas en todo el mundo aumenta cada año y se ha más que duplicado desde 1990. En 2018, había 24.000 millones de gallinas explotadas en promedio cada día para sus huevos en el mundo, en comparación con los 15.000 millones en 2000. Ese año, se mataron tantas gallinas como población humana hay en el mundo (7.600 millones), una vez consideradas improductivas.

Sin embargo, gallinas y pollos son tan cognitiva, emocional y socialmente complejos como la mayoría de las otras aves y mamíferos; seres inteligentes con personalidad y autoconciencia (Lori Marino, "Thinking Chickens: A Review of Cognition, Emotion, and Behavior in the Domestic Chicken", Animal Cognition, 2017, 20: 127–147) 

 

 

NOTA: La gallina de nuestro logotipo es un diseño de Maria R. Carreras.