Protagonistes UPF Protagonistes UPF

Torna a la pàgina principal
Vés enrere

¿Qué hacen los adolescentes con los medios?

¿Qué hacen los adolescentes con los medios?

Artículo de opinión de Carlos A. Scolari, profesor del Departamento de Comunicación de la UPF y coordinador del Grupo de Investigación MEDIUM.Organizador de la Transmedia Literacy International Conference que se celebrará en Barcelona entre el 22 y el 24 de marzo.

07.02.2018

Nos interesa investigar qué están haciendo los jóvenes con los medios y cómo podemos aprovechar esas prácticas y conocimientos dentro del aula. En lugar de considerar a los jóvenes como consumidores abducidos por las pantallas, los interpelamos como prosumidores (productores + consumidores), personas capaces de generar y compartir contenidos de diferentes tipos y niveles de complejidad.

Durante muchos años los investigadores de la comunicación y la educación partieron de una hipótesis: los medios masivos, sobre todo la televisión, tenían un efecto negativo en los niños y, por lo tanto, era necesario que en las escuelas se “inmunizara” a los jóvenes para “resistir” la influencia negativa de las pantallas. A los investigadores les interesaba estudiar qué hacían los medios con los jóvenes y cómo contrarrestar esos efectos.

En el proyecto Transmedia Literacy partimos de otra idea: nos interesa investigar qué están haciendo los jóvenes con los medios y cómo podemos aprovechar esas prácticas y conocimientos dentro del aula. En lugar de considerar a los jóvenes como consumidores abducidos por las pantallas, los interpelamos como prosumidores (productores + consumidores), personas capaces de generar y compartir contenidos de diferentes tipos y niveles de complejidad.

En este contexto, las dos preguntas principales que nos formulamos fueron: ¿Qué están haciendo los adolescentes con los medios? ¿Cómo aprenden a hacer cosas con los medios? Para responderlas se diseñó un plan de trabajo que involucró más de 30 investigadores en ocho países durante tres años; en ese período se realizaron y procesaron más de 1.500 cuestionarios, 58 talleres de cultura participativa y videojuegos, y 311 entrevistas con jóvenes entre 12 y 18 años.

Los adolescentes están haciendo muchas cosas con los medios, desde jugar a videojuegos en línea con colegas de otros países hasta escribir fan fiction, compartir fotos en Instagram y vídeos en YouTube y participar en eventos del “mundo real” dedicados a sus personajes e historias favoritos. Cada vez que un joven realiza algunas de estas actividades poniendo en juego una serie de habilidades y conocimientos nosotros las denominamos “competencias transmedia”. Durante la investigación se identificaron 44 competencias transmedia principales (por ejemplo “crear y modificar un contenido fotográfico”) y 190 específicas (por ejemplo “hacer un collage fotográfico”), y se las clasificó en 9 dimensiones (producción; prevención de riesgos; performance; gestión social, individual, de contenidos; medios y tecnología; ideología y ética; narrativa y estética).

Obviamente, no todos los jóvenes tienen estas competencias o las desarrollan en el mismo grado: mientras un adolescente puede desarrollar muchas competencias productivas o de gestión social, otro puede que tenga muy poca habilidad para detectar y analizar representaciones estereotipadas en los medios de comunicación. Se debe también remarcar que algunas de las competencias detectadas son muy marginales y tan sólo las han desarrollado un puñado de adolescentes (por ejemplo, las competencias relacionadas con ideología y valores), mientras que otras son mucho más comunes (por ejemplo, las competencias de producción de contenidos).

Como sostiene Danah Boyd, una investigadora que ha desarrollado estudios similares al nuestro en los Estados Unidos, “muchos de los adolescentes de hoy en día están profundamente comprometidos con las redes sociales y son participantes activos en ellas, pero esto no significa que tengan el conocimiento o las habilidades inherentes para aprovechar al máximo sus experiencias en línea. La retórica de los ‘nativos digitales’, lejos de ser útil, a menudo es una distracción para comprender los desafíos que enfrentan los jóvenes en un mundo interconectado”.

De allá de su desigual distribución y alcance, todas estas prácticas y competencias interpelan a los adultos en general y a los docentes en particular. Aprovecharlas y potenciarlas dentro del aula, en vez de negarlas o estigmatizarlas como a menudo se hace, debería ser una de las prioridades de cualquier estrategia de cambio educativo.

Artículo de opinión de Carlos A. Scolari, profesor del Departamento de Comunicación de la UPF y coordinador del Grupo de Investigación MEDIUM.Organizador de la Transmedia Literacy International Conference que se celebrará en Barcelona entre el 22 y el 24 de marzo.

Categories: