Sople rabiosamente conjurado

            394
            (1623)
 
 
            DE LA ESPERANZA
 
            Sople rabiosamente conjurado
            contra mi leño el austro embravecido,
            que me ha de hallar el último gemido,
            en vez de tabla, al áncora abrazado.
 
5          ¿Qué mucho si, del mármol desatado,
            deidad no ingrata la Esperanza ha sido
            en templo que de velas hoy vestido
            se venera, de mástiles besado?
 
            Los dos lucientes ya del cisne pollos,
10        de Leda hijos, adoptó: mi entena
            lo testifique dellos ilustrada.
 
            ¿Qué fuera del cuitado, que entre escollos,
            que entre montes, que cela el mar, de arena,
            derrotado seis lustros ha que nada?