Oro no rayó así flamante grana

            390
            (1623)
 
 
            EN ALABANZA DE UNA DAMA DE POCA EDAD
 
            Oro no rayó así flamante grana
            como vuestra purpúrea edad ahora,
            las dos que admitió estrellas vuestra aurora,
            y soles expondrá vuestra mañana.
 
5          Ave, aunque muda, yo, émula vana
            de la más culta, de la más canora,
            en este, en aquel sauce que decora
            verdura sí, bien que verdura cana,
 
            insinuaré vuestra hermosura, cuanta
10        contiene vuestro albor, y dulce espera
            en horas no caducas vuestro día.
 
            Responda, pues, mi voz a beldad tanta;
            mas no responderá, aunque Apolo quiera,
            que la beldad es vuestra, la voz mía.