Purpúreo creced, rayo luciente

            330
            (1620)
 
 
            AL SERENÍSIMO INFANTE CARDENAL
 
            Purpúreo creced, rayo luciente
            del Sol de las Españas, que en dorado
            ya trono el Tíber os verá, sagrado,
            leyes dar algun día a su corriente.
 
5          De coronas entonces vos la frente,
            vuestro padre de orbes, coronado,
            deba el mundo un redil, deba un cayado
            a vuestras llaves, a su espada ardiente.
 
            Creced a fines tan esclarecidos,
10        oh vos, a cuyo glorïoso manto
            sombras son eritreos esplendores,
 
            y en quien debidamente repetidos
            de vuestros dos se ven, progenitores,
            el nombre, lo católico, lo santo.