Pisó las calles de Madrid el fiero

            288
            (1615)
 
 
            DE LOS QUE CENSURARON SU POLIFEMO
 
            Pisó las calles de Madrid el fiero
            monóculo galán de Galatea
            y, cual suele tejer bárbara aldea
            soga de gozques contra forastero,
 
5          rígido un bachiller, otro severo,
            crítica turba al fin, si no pigmea,
            su diente afila y su veneno emplea
            en el disforme cíclope cabrero.
 
            A pesar del lucero de su frente,
10        lo hacen obscuro, y él, en dos razones
            que en dos truenos libró de su occidente,
 
            «Si quieren -respondió- los pedantones
            luz nueva en hemisferio diferente,
            den su memorïal a mis calzones».