No de fino diamante, o rubí ardiente

            237
            (1611)
 
 
            EN LA MISMA OCASIÓN
 
            No de fino diamante, o rubí ardiente,
            luces brillando aquel, este centellas,
            crespo volumen vio de plumas bellas
            nacer la gala más vistosamente,
 
5          que obscura el vuelo, y con razón doliente,
            de la perla católica que sellas,
            a besar te levantas las estrellas,
            melancólica aguja, si luciente.
 
            Pompa eres de dolor, seña no vana
10        de nuestra vanidad. Dígalo el viento,
            que ya de aromas, ya de luces, tanto
 
            humo te debe. ¡Ay, ambición humana,
            prudente pavón hoy con ojos ciento,
            si al desengaño se los das, y al llanto!