En el cristal de tu divina mano

 
            196
            (1609)
 
 
            En el cristal de tu divina mano
            de Amor bebí el dulcísimo veneno,
            néctar ardiente que me abrasa el seno,
            y templar con la ausencia pensé en vano;
 
5          tal, Claudia bella, del rapaz tirano
            es arpón de oro tu mirar sereno,
            que cuanto más ausente de él, más peno,
            de sus golpes el pecho menos sano.
 
            Tus cadenas al pie, lloro al rüido
10        de un eslabón y otro mi destierro,
            más desvïado, pero más perdido.
 
            ¿Cuándo será aquel día que por yerro,
            oh serafín, desates, bien nacido,
            con manos de cristal nudos de hierro?