Mientras Corinto, en lágrimas deshecho

            180
            (1608)
 
 
            Mientras Corinto, en lágrimas deshecho,
            la sangre de su pecho vierte en vano,
            vende Lice a un decrépito indïano
            por cien escudos la mitad del lecho.
 
5          ¿Quién, pues, se maravilla de este hecho,
            sabiendo que halla ya paso más llano,
            la bolsa abierta, el rico pelicano,
            que el pelícano pobre, abierto el pecho?
 
            Interés, ojos de oro como gato,
10        y gato de doblones, no Amor ciego,
            que leña y plumas gasta, cien arpones
 
            le flechó, de la aljaba de un talego.
            ¿Qué Tremecén no desmantela un trato,
            arrimándole al trato cien cañones?