Deja el monte, garzón bello, no fíes

171
(1607)
              
 
A SU HIJO DEL MARQUÉS DE AYAMONTE, QUE EXCUSE LA MONTERÍA
 
Deja el monte, garzón bello, no fíes
tus años de él, y nuestras esperanzas,
que murallas de red, bosques de lanzas
menosprecian los fieros jabalíes.
 
5 En sangre a Adonis, si no fue en rubíes,
tiñeron mal celosas asechanzas,
y en urna breve funerales danzas
coronaron sus huesos de alhelíes.
 
Deja el monte, garzón; poco el luciente
10 venablo en Ida aprovechó al mozuelo
que estrellas pisa ahora en vez de flores.
 
Crüel verdugo el espumoso diente,
torpe ministro fue, el ligero vuelo
(no sepas más), de celos y de amores.