¡Oh qué malquisto con Esgueva quedo...!

141
(1603)
              
 
¡Oh qué malquisto con Esgueva quedo,
con su agua turbia y con su verde puente!
Miedo le tengo: hallará la gente
en mis calzas los títulos del miedo.
 
5 ¿Quiere ser río? Yo se lo concedo;
corra (que necesaria es su corriente)
con orden y rüido, el que consiente
Antonio en su reglilla de ordo pedo.
 
Camine ya con estos pliegos míos
10 peón particular, quitado el parte,
y ejecute en mis versos sus enojos,
 
que le confesaré de cualquier arte,
que, como el más notable de los ríos,
tiene llenos los márgenes de ojos.