Llegué a Valladolid, registré luego

            139
            (1603)
 
 
            ENTRANDO EN VALLADOLID, DONDE ESTABA LA CORTE
 
            Llegué a Valladolid, registré luego
            desde el bonete al clavo de la mula;
            guardo el registro, que será mi bula
            contra el cuidado del señor don Diego.
 
5          Busqué la corte en él, y yo estoy ciego,
            o en la ciudad no está o se disimula;
            celebrando dïetas vi a la gula,
            que Platón para todos está en griego.
 
            La lisonja hallé, y la ceremonia,
10        con luto, idolatrados los caciques,
            amor sin fe, interés con sus virotes.
 
            Todo se halla en esta Babilonia,
            como en botica, grandes alambiques,
            y más en ella títulos que botes.