Cuantas al Duero le he negado ausente

            108
            (1596)
 
 
            Cuantas al Duero le he negado ausente,
            tantas al Betis lágrimas le fío,
            y, de centellas coronado, el río
            fuego tributa al mar, de urna ya ardiente.
 
5          Volcán desta agua y destas llamas fuente
            es, ingrata señora, el pecho mío;
            los suspiros lo digan, que os envío,
            si la selva lo calla, que lo siente.
 
            Cenefas de este Erídano segundo
10        cenizas son, igual mi llanto tierno
            a la de Faetón loca experiencia;
 
            arde el río, arde el mar, humea el mundo:
            si del carro del sol no es mal gobierno,
            lágrimas y suspiros son de ausencia.