Herido el blanco pie del hierro breve

           104
           (1595)
 
 
            A UNA SANGRÍA DEL TOBILLO DE UNA DAMA
 
            Herido el blanco pie del hierro breve,
            saludable si agudo, amiga mía,
            mi rostro tiñes de melancolía,
            mientras de rosicler tiñes la nieve.
 
5          Temo, que quien bien ama temer debe,
            el triste fin de la que perdió el día
            en roja sangre y en ponzoña fría
            bañado el pie que descuidado mueve.
 
            Temo aquel fin, porque el remedio para,
10        si no me presta el sonoroso Orfeo
            con su instrumento dulce su voz clara.
 
            Mas ¡ay! que, cuando no mi lira, creo
            que mil veces mi voz te revocara
            y otras mil te perdiera mi deseo.