Por niñear, un picarillo tierno

            68
            (1588)
 
 
            Por niñear, un picarillo tierno
            hurón de faltriqueras, sutil caza,
            a la cola de un perro ató por maza
            (con perdón de los clérigos) un cuerno.
 
5          El triste perrinchón, en el gobierno
            de una tan gran carroza, se embaraza;
            grítale el pueblo, haciendo de la plaza,
            si allá se alegran, un alegre infierno.
 
            Llegó en esto una viuda mesurada,
10        que entre los signos, ya que no en la gloria,
            tiene a su esposo, y dijo: «Es gran bajeza
 
            que un gozque arrastre así una ejecutoria
            que ha obedecido tanta gente honrada
            y se la ha puesto sobre su cabeza».