Tres veces de Aquilón el soplo airado

            51
            (1585)
 
 
            Tres veces de Aquilón el soplo airado
            del verde honor privó las verdes plantas,
            y al animal de Colcos otras tantas
            ilustró Febo su vellón dorado,
 
5          después que sigo (el pecho traspasado
            de aguda flecha) con humildes plantas,
            ¡oh bella Clori!, tus pisadas santas
            por las floridas señas que da el prado.
 
            A vista voy (tiñendo los alcores
10        en roja sangre) de tu dulce vuelo,
            que el cielo pinta de cien mil colores,
 
            tanto, que ya nos siguen los pastores
            por los extraños rastros que en el suelo
            dejamos, yo, de sangre, tú, de flores.