Ni en este monte, este aire, ni este río

            32
            (1583)
 
 
            Ni en este monte, este aire, ni este río
            corre fiera, vuela ave, pece nada,
            de quien con atención no sea escuchada
            la triste voz del triste llanto mío;
 
5          y aunque en la fuerza sea, del estío,
            al viento mi querella encomendada,
            cuando a cada cual dellos más le agrada
            fresca cueva, árbol verde, arroyo frío,
 
            a compasión movidos de mi llanto,
10        dejan la sombra, el ramo, y la hondura,
            cual ya por escuchar el dulce canto
 
            de aquel que, de Estrimón en la espesura,
            los suspendía cien mil veces. ¡Tanto
            puede mi mal, y pudo su dulzura!