Ni a rayo el sol perdonó

            396
            (1623)
 
 
            A LA SEÑORA DOÑA ANTONIA DE MENDOZA
 
            Ni a rayo el sol perdonó,
            ni a esplendor suyo dorado,
            el día que, examinado
            del cristal por do pasó',
5          temerario os embistió
            y os solicitó importuno,
            sin valor quedando, alguno,
            de vuestros ojos vencido,
            si bien alega, corrido,
10        que fueron dos contra uno.