Señor, pues sois mi remedio

380
(1622)
 
 
A DON AGUSTÍN FIESCO, EN QUIEN UN ADMINISTRADOR DE SUS PREBENDAS LE TENÍA LIBRADOS LOS ALIMENTOS QUE LE PAGABA POR MESES
 
             Señor, pues sois mi remedio,
y sabéis que me he comido
medio mes que aún no he vivido,
enviadme el otro medio.
5 Traza no tengo, ni medio
para vivir, si no holgado,
a lo menos sin cuidado,
porque, en faltándome el mes,
cada falta cuido que es
10 opilación o preñado.