Al hermoso dueño mío

379
(1622)
 
 
DE UN CABALLERO QUE HABÍA DE HACER UNA JORNADA A ITALIA
 
Bras Al hermoso dueño mío,
Carillejo, le dirás
            que más ardo cuanto más
de sus ojos me desvío.
5            Carillejo    
Bras, el Apenino frío
tanto ardor templará luego.
Bras La jurisdicción le niego,
antes hacerlo presumo
Etna supirando humo,
10
cuando no llorando fuego.
 
Carillejo El mar será no pequeño
de sus llamas enemigo.
Bras ¿Qué podrá el mar, si conmigo
navega mi dulce dueño?
15 Carillejo
Mal redimirá tu leño
la que en el Tajo se queda.
Bras Si a la naval arboleda
dieren las ondas enojos,
ausentes sus bellos ojos
20 estrellas serán de Leda.
 
Carillejo Tierras interpuestas ciento
divertirán tu cuidado.
Bras El imán, cuanto apartado
más procede al polo atento.
25 Carillejo ¿Váleste del pensamiento?
Bras ¿Qué fuera de mí sin él?
Carillejo Su inconstancia es infïel.
Bras Inquïeta es el abeja,
y poco su vuelo deja
30
de coronar el clavel.
 
Carillejo ¡Ay, si el viento se te opone!
Bras Al norte que ausente miro
conduzga solo un suspiro,
y a las velas no perdone.
35 Carillejo Quien el pie en la ausencia pone
 hielos pisa y mortal siente
el veneno de su diente.
Bras Bien puedes atribuirme
inmensidades de firme
40
a cada paso de ausente.