¡Oh montañas de Galicia...!

            203
            (1609)
 
 
            ¡Oh montañas de Galicia,
            cuya (por decir verdad)
            espesura es suciedad,
            cuya maleza es malicia!,
5          tal, que ninguno cudicia
            besar estrellas, pudiendo,
            antes os quedáis haciendo
            desiguales horizontes;
            al fin, gallegos y montes,
10        nadie dirá que os ofendo.
 
            Oh Sil, tú, cuyos cristales
            desatas ociosamente,
            mal coronada tu frente
            de castaños y nogales,
15        ¡qué bien de los naturales
            vas murmurando, y no paras!
            Perdonen tus aguas claras
            de Baco el poder injusto,
            si ellos te niegan el gusto
20        y ellas te niegan las caras.
 
            ¡Oh posadas de madera,
            arcas de Noé, adonde
            si llamo al huésped, responde
            un buey y sale una fiera!
25        Entróme (que non debiera)
            el cansancio, y al momento
            lágrimas de ciento en ciento
            a derramallas me obliga,
            no sé cuál primero diga,
30        humo o arrepentimiento.
 
            ¡Oh labrante mujeriego
            de tierras, de holandas non,
            cuyas aguijadas son
            flechas del amor gallego!
35        Vuestra castidad no os niego,
            antes digo será eterna,
            pues descalza la más tierna,
            lleva, la que menos ara,
            pierna que guarda su cara,
40        cara que guarda su pierna.
 
            ¡Oh Narcisos de sayal,
            antípodas de la gala,
            cuyo pie entra en cualquier sala
            sin guante de Fregenal!
45        Puedo decir, y no mal,
            de Galicia y sus confines,
            sin disculpar escarpines
            de los cheiros de la algalia,
            que a Génova y aun a Italia
50        se la gana en Juanetines.