Truena el cielo, y al momento

186
(1608)
 
 
A UN HOMBRE QUE TEMÍA TANTO LOS TRUENOS, QUE SE SOSPECHÓ DE ÉL LO QUE REFIERE ESTA DÉCIMA
 
             Truena el cielo, y al momento
la dueña enciende, devota,
cera, que la menor gota
es puntal de su aposento;
5 vos, Luis, para el mismo intento
traéis en las calzas cera,
pero no en la faldriquera,
porque gustáis ser tenido
más por hombre proveído
10 que por persona sincera.