Flechando vi, con rigor

            177
            (1607)
 
 
            DE DOÑA BRIANDA DE LA CERDA
 
            Flechando vi, con rigor,
            a una ninfa soberana
            en el arco de Dïana
            las saetas del Amor.
5          El corcillo volador,
            con ver su muerte vecina,
            aguarda, y la dura encina,
            blanco de sus tiros hecha,
            en el hierro de su flecha
10        besa su mano divina.
 
            Ved cuán milagrosa y cuánta
            es su fuerza, pues la espera
            con voluntad una fiera
            y con respeto una planta;
15        dulcísima fuerza y tanta,
            que herido della el viento,
            silba cada vez contento,
            deseando que a porfía
            cien veces lo fleche al día,
20        por tener heridas ciento.
 
            Esto que alcanza y sujeta
            sin que alas valgan, ni pies,
            no es fuerza de Amor, ni es
            celeridad de saeta,
25        sino la virtud secreta
            de la mano y del cabello,
            que da al arco marfil bello,
            y a la cuerda, oro subtil,
            conocido del marfil
30        desde que ondeó en su cuello.
 
            Deste, pues, arco que adoro,
            cuando tejieron la cuerda,
            su apellido dio la cerda
            y sus cabellos el oro;
35        corvo honor del casto coro,
            y emulación, si no celo,
            del que con torcido vuelo
            da al aire colores vanos,
            que por serlo de sus manos
40        dará el ser arco del cielo.