Pintado he visto al Amor

            176
            (1607)
 
 
            DE UN RETRATO DE LA MARQUESA DE AYAMONTE
 
            Pintado he visto al Amor
            y, aunque lo he visto pintado,
            está vivo y aun armado
            de dulcísimo rigor;
5          no es ciego, aunque es flechador,
            porque sus divinos ojos
            ni yerran ni dan enojos,
            que en solo un casto querer
            se dilata su poder
10        y se abrevian sus despojos.
 
            No con otro lazo engaña
            ni a otras prisiones condena
            que a la gloriosa cadena
            de los Zúñigas de España;
15        ella, pues, donde el mar baña
            las murallas de Ayamonte
            (sol de todo su horizonte),
            duras redes manda armar
            como Tetis en el mar,
20        como Dïana en el monte.
 
            El arco en su mano bella,
            su esposo la dura lanza,
            él con el caballo alcanza
            al que con las flechas ella:
25        al venado, que de aquella
            montaña tantos inviernos
            a los robres casi eternos
            les juró la antigüedad
            con los años de su edad,
30        con las puntas de sus cuernos;
 
            al jabalí en cuyos cerros
            se levanta un escuadrón
            de cerdas, si ya no son
            caladas picas sin hierros;
35        del armas, voces, y de perros
            seguido, mas no alcanzado,
            muerde al fin atravesado,
            y no sé de cuál primero,
            o del rejón, que es ligero,
40        o del arpón, que es alado.