Musas, si la pluma mía

           166
            (1606)
 
 
            Musas, si la pluma mía
            es vuestro plectro, dejad
            ahora aquella deidad
            en su casta montería;
5          y si queréis todavía
            el instrumento hacer dardo
            contra el corcillo gallardo,
            dejad el bosque y venid,
            que las calles de Madrid
10        arrabales son del Pardo.
 
            Venid, musas, que una res
            adondequiera se mata,
            y el que en Indias menos trata,
            ese mayor Corzo es;
15        vuestros numerosos pies
            calcen coturnos dorados,
            que de las selvas cansados
            los cónsules están ya,
            y Venus mandado os ha
20        parecer en sus estrados.
 
            El más rígido Catón
            brujulea una chacona,
            y Lucrecia bien perdona
            al baile, pero no al son.
25        Cosquillas del alma son
            y lisonjas del sentido
            las dulces burlas que os pido
            hoy en la corte de España,
            que Veras en la Montaña
30        tienen solar conocido.
 
            Ya los melindres están
            tan fuertes, que Flordelís
            se come entero un anís
            como si fuera un gañán;
35        Brandimarte, su galán,
            lo diga, cuyos aceros,
            o los gasta en confiteros,
            o a figones se los debe,
            porque ya tanto se bebe,
40        que el más armado anda en cueros.
 
            Si en casa de un bachiller
            de tres hojas de Digesto
            entra el otro con mal gesto,
            y saca buen parecer,
45        válganle a su fea mujer
            tantas letras, que es dolor
            que él le compre el resplandor,
            y salgan de su posada,
            ella en vista condenada,
50        y él en costas, que es peor.
 
            Una casa de brocado
            de tres altos tiene Dido,
            y en cada cual, bien servido,
            un Eneas hospedado;
55        tómales muy bien tomado,
            no el puñal, sino el dinero,
            que ella ya no toma acero,
            y una bolsa es buena daga
            cuando a la vela se haga
60        el troyano forastero.
 
            Una toledana fina
            contra un pobre cortesano
            desnudó su blanca mano
            de la vaina cebellina;
65        dejóselo en una esquina
            desnudo como un quejigo;
            mas ¿qué mucho, si yo digo,
            y con experiencia harta,
            que no hay manos que a su marta
70        no deban garras y abrigo?
 
            Desde el alba a la oración
            pasean la forastera,
            como si su casa fuera
            la ermita de san Antón;
75        y es el mal, que es un figón
            el paseado también,
            y en la calle no lo ven,
            porque anda trasero y bajo,
            que ginoveses y el Tajo
80        por cualquier ojo entran bien.
 
            En el Prado tenía un paje
            parada una perdiz bella,
            mientras encaraba en ella
            Ganimedes su lenguaje;
85        ella batiendo el plumaje
            se le levantó al mozuelo,
            y en levantándose, al vuelo
            la derribó un arcabuz,
            que a la arca hacen el buz
90        las pajaritas del cielo.
 
            Como si fuera empanada,
            repulgando está a la niña
            con los cogollos de piña
            quien la tiene concertada,
95        que no es bien que sepa nada
            del desconcierto que ha habido
            el que ha de ser su marido
            y comblezo de algún conde,
            que lo ha hecho proveer donde
100      irá oliendo a proveído.