Pensé, señor, que un rejón

             158
(1605)
 
 
AL CONDE DE SALINAS, DE UNAS FIESTAS EN QUE TOREÓ SIMON, UN ENANO
 
Pensé, señor, que un rejón
era romperlo en un toro,
quebrar la lanza en un moro,
o un venablo en un león;
5 pero después que Simón
hace esta caballería,
sepa vuestra señoría
que ya se desembaraza
por baja, el toro, en la plaza,
10
como en la carnicería.
 
Viendo, pues, que el que se humilla
libra mejor en el coso,
en fiestas que al poderoso
lo derriban de la silla,
15 yo apostaré que en Castilla
se humillan los más lozanos,
y que exponen mis hermanos
los más doctos sacristanes
sobre el Dimisit inanes
20
que perdonó los enanos.