No os diremos, como al Cid

            120
            (1600)
 
            AL MARQUÉS DE GUADALCÁZAR; DE LAS DAMAS DE PALACIO
 
            No os diremos, como al Cid,
            que en cortes no habéis estado,
            porque, aunque disimulado,
            sé que venís de Madrid.
5          Señor don Diego, venid
            mil veces en hora buena,
            y aunque os hayan puesto pena,
            haced del palacio plaza,
            si no os ha puesto mordaza
10        la que os puso en su cadena.
 
            Decidnos, señor, de aquellas
            flores y luces divinas,
            en palacio clavellinas
            y en el firmamento estrellas;
15        ángeles que plumas bellas
            baten en sus jerarquías,
            donde son buenos los días,
            pero las noches son malas,
            porque al coger de las alas
20        sienten las plumas muy frías.
 
            Galantísimo señor,
            deste cielo, la primera
            sea el Puerto, y la carrera
            de las Indias del amor,
25        el más hermoso, el mejor
            extremeño serafín
            que dio a España Medellín.
            ¡Dichosa la tierra que
            besa el cristal de su pie
30        en la plata del chapín!
 
            Allí donde entre alhelíes
            Guadïana se dilata,
            la pluma peinó de plata
            con el pico de rubíes
35        esta de tantos neblíes
            garza real perseguida,
            ya que en sus flores le anida
            el Tajo glorioso el vuelo,
            que en puntas corona el cielo
40        de ave tan esclarecida.
 
            Si la gloria de Chacón
            de la cabeza a los pies
            azúcar y almendras es,
            dulce será el corazón.
45        Néctar sus palabras son;
            mas sepa quien no lo sabe
            que, de agudas flechas grave,
            en sus palabras, Cupido,
            como abeja, está escondido,
50        en el panal más süave.
 
            A la bellísima Cerda,
            para el arco que da enojos,
            saetas pide a sus ojos
            y a su apellido la cuerda,
55        el niño dios, por que pierda
            la libertad y el juicio
            quien se lo da en sacrificio.
            ¡Venturoso el ermitaño
            que trajese todo el año
60        destas cerdas el cilicio!
 
            Mucho tiene de admirable
            la deidad de Monterrey,
            pues al mismo Amor da ley
            por lo bello y por lo afable;
65        cuando dulcemente hable,
            cuando dulcemente mire,
            ¿quién habrá que no suspire?
            Cuando corone su frente
            de los rayos del oriente,
70        ¿quién habrá que no se admire?
 
            De la beldad de las Navas,
            dice Amor que, cuando mira,
            dorados arpones tira
            más que tiene en sus aljabas;
75        las dos, pues, reales pavas
            de la Coruña y Belmar
            muy bien pueden coronar
            el palacio con sus plumas,
            que obscurecen las espumas
80        del uno y del otro mar.
 
            Aquella belleza rara
            que adora el Ebro por diosa,
            sol es de Villahermosa,
            hermosísimo de cara;
85        aurora luciente y clara
            deste sol aragonés,
            si no naciera después,
            fuera su hermana divina,
            mas si no es luna menina,
90        estrella de Venus es.
 
            De la que nació en el mar
            las veneras cunas son,
            y su hijo en el blasón
            nos las hace venerar;
95        de aquel Fénix singular,
            honor de los Pimenteles,
            buscad, amantes fïeles,
            entre estas conchas la perla,
            si dejan sus ojos verla,
100      que son caribes crüeles.
 
            Decidme de aquella dama
            gloria del nombre de Ulloa,
            que, pues la Invidia la loa,
            no es bien la calle la Fama;
105      cuarta Gracia Amor la llama
            en el palacio real,
            y a fe que no dice mal
            el dios que hiela y abrasa,
            que el título de su casa
110      y las Gracias, todo es sal.
 
            La extranjera soberana
            que en las montañas no solo,
            mas en cuanto pisa Apolo
            no la desvió Dïana,
115      oh venturosa alemana
            que privas a cualquier hora
            con la casta cazadora:
            ¡dichoso el que en ti aventura
            el logro de tu hermosura
120      y el favor de tu señora!
 
            Aquel resplandor rosado
            de la luz que al mundo viene,
            aunque es Alvarado, tiene
            más de alba que de Alvarado;
125      no amanece, y da cuidado
            a los dulces ruiseñores,
            que esperan entre las flores
            saludar al rayo nuevo
            del lucidísimo Febo
130      que ha de dorar los alcores.
 
            Al Mondego dio cristal,
            si de oro al Tajo no arena,
            doña Beatriz de Villena,
            trofeo de Portugal;
135      y a la que no tiene igual
            en hermosura y saber,
            gloria, majestad y ser
            de los Osorios de Astorga,
            Amor dice que le otorga
140      sus armas y su poder.
 
            Puesta en el brinco pequeño
            de Altamira la mira alta,
            hallaréis que él solo esmalta
            cuantas joyas os enseño;
145      crecerá, y quitará el sueño
            a la beldad y a la gala;
            en el balcón y la sala
            prestará rayos al sol,
            sin que haya ángel español
150      que no venza ala por ala.
 
            Las blancas tocas, señor,
            no perdono de la guarda,
            mayor sí, pero gallarda
            tanto como la menor;
155      santo y venerable honor
            de mi patria y de su estado,
            mas pastora de un ganado
            que está convidando al lobo,
            yo sé decir, aunque bobo,
160      que a Argos diera cuidado.