Suspenda, y no sin lágrimas, tu paso

           363
           (1621)
 
 
            NENIAS EN LA MUERTE DEL SEÑOR REY DON FILIPE III
 
            Suspenda, y no sin lágrimas, tu paso,
            oh peregrino errante,
            este augusto depósito, este vaso,
            émula su materia del diamante,
5          su forma de la más sublime llama
            que a egipcio construyó bárbara fama.
 
            No admires, no, la variedad preciosa
            de piedras, de metales;
            no la arte que, sudando estudïosa,
10        señas dará a los siglos de sí tales,
            que caduque, que muera el tiempo, y ellas
            besando permanezcan las estrellas.
 
            Húrtale al esplendor (bien que profano,
            altamente debido)
15        la atención toda; no al objeto vano
            ciego le fíes el mejor sentido:
            abran las puertas exterioridades
            al discurso, el discurso a las verdades.
 
            Rey yace excelso; sus cenizas sella
20        esta aguja eminente.
            Quién fue, muda lo está diciendo aquella
            piedra animada de sincel valiente,
            religión sacra, que, doliente el vulto,
            el un pecho da al celo, el otro al culto.
 
25        Su fin, ya que no acerbo, no maduro,
            dulcemente llorando,
            acusa la clemencia en mármol duro,
            de sus vertidas bien lágrimas blando,
            al tronco de Minerva suspendida
30        la invicta espada que ciñó en su vida.
 
            La liberalidad (si el jaspe llora)
            ver, caminante, puedes,
            tan copiosa de lágrimas ahora
            cuanto fue cuatro lustros de mercedes:
35        desatada la América sus venas,
            suplió munificencia tanta apenas.
 
            Aquel mórbido bronce mira, y luego,
            oh huésped, solemniza,
            no del buril mentida la que el fuego
40        en el palor bebió de la ceniza,
            sino aquella que fue por excelencia
            o pureza fecunda, o continencia.
 
            Estas virtudes altamente santo
            ejercitó el Tercero
45        de los Filipos. Tú, confuso en llanto,
            las venera, y prosigue, oh forastero,
            tus pasos antes que se acabe el día,
            porque es breve aun del Sol la monarquía.