Tenía Mari Nuño una gallina

           309
           (1616)
 
 
            CONTRA EL INTERÉS
 
            Tenía Mari Nuño una gallina
            en poner tan contina
            cuanto la vieja atenta a su regalo.
            Sucedió un año malo,
5          tal, que el pasto faltándole süave,
            negó su feudo el ave.
            Perdone Mari Nuño,
            que la overa se cierra cuando el puño.
 
            Mucho nos dicta en la paraboleja
10        de nuestra buena vieja
            Monseñor Interés. Sangró una ingrata
            cierto jayán de plata,
            enano Potosí, cofre de acero
            de un bobo perulero,
15        a quien le dejó apenas
            sangre real en sus lucientes venas.
 
            Sintiendo los deliquios ella, luego,
            con la venda del ciego
            la sangradura le ata, y se retira.
20        ¿Quién de lo tal se admira,
            si en Dueñas hoy y en todo su partido
            lo más obedecido
            es lo que acuña el cuño?
            Quien quisiere, pues, huevos, abra el puño.
 
25        Águila, si en la pluma no, en la vista,
            el togado es legista,
            atento al pleito de su litigante,
            si no a la rutilante
            bolsa, de cuatro mil soles esfera.
30        ¡Ciego de aquel que espera
            vista, aunque no sea poca,
            de un aguileño! ¡Cósanme esta boca!
 
            ¡Con qué eficacia el pendolar ministro
            reduce su registro
35        de la ley de escritura a la de gracia,
            batida su eficacia
            de un acicate de oro! El papel diga
            a cuánto rasgo obliga
            el dorado rasguño,
40        y qué overas cerró un cerrado puño.
 
            Que peine oro en la barba tu hijo, Febo,
            ¿quién lo tendrá por nuevo,
            si lo peina en las palmas de las manos
            cualquiera matasanos?;
45        ¿si Toledo no vio entre puente y puente
            a barbo dar valiente
            carrete más prolijo
            que a rico enfermo tu barbado hijo?
 
            Cuantos o mal la espátula desata
50        o desmiente la plata
            fármacos, oro son a la botica:
            caudales que lambica
            y simples hablen tantos como gasta.
            Envainad, Musa. Basta
55        el, que ha pillado zuño
            quien os la pegará quizá de puño.