A la pendiente cuna

           274
           (1614)
 
 
            AL IMPORTUNO CANTO DE UNA GOLONDRINA
 
            A la pendiente cuna
            vuelves, al que fiaste nido estrecho,
            oh huéspeda importuna,
            de las retamas frágiles de un techo,
5          que arboleda celosa aun no lo fía
            de cuanta le concede luz el día.
 
            Oh tú, de las parleras
            aves la menos dulce y más quejosa,
            ¿por qué el silencio alteras
10        de una paz muda, sí, pero dichosa?
            ¿Quieres en tu ruïdo que presuma
            que miente voz la invidia y viste pluma?
 
            Magníficas orejas
            ofendan en alcázares dorados
15        tus repetidas quejas,
            mientras yo entre estos sauces levantados
            aplauso al ruiseñor le niego breve
            sobre la yerba que ese cristal bebe.
 
            ¿Cuál, di, bárbara arena
20        de sierpes has dejado engendradora,
            por turbar la serena
            dulce tranquilidad que en este mora
            tan grato como pobre albergue, donde
            sellado el labio, la quietud se esconde?
 
25        Aquí, pues, al cuidado
            niego estos quicios, niego la cultura
            de ese breve cercado,
            cuyo líquido seto plata es pura
            de arroyo tan oblicuo, que no deja
30        la fragrancia salir, entrar la abeja.