En roscas de cristal serpiente breve

            223
            (1610-1611) (Ch 1612)
 
 
            DE LA TOMA DE LARACHE
 
            En roscas de cristal serpiente breve,
            por la arena desnuda el Luco yerra,
            el Luco, que, con lengua al fin vibrante,
            si no niega el tributo, intima guerra
5          al mar, que el nombre con razón le bebe
            y las faldas besar le hace de Atlante.
            De esta, pues, siempre abierta, siempre hiante
            y siempre armada boca,
            cual dos colmillos, de una y de otra roca,
10        África (o ya sean cuernos de su luna
            o ya de su elefante sean colmillos)
            ofrece al gran Filipo los castillos
            (carga hasta aquí, de hoy más militar pompa);
            y del fiero animal hecha la trompa
15        clarín ya de la Fama, oye la cuna,
            la tumba ve del Sol, señas de España
            los muros coronar que el Luco baña.
 
            Las garras, pues, las presas españolas
            del rey, de fieras no, de nuevos mundos,
20        ostenta el río, y glorïosamente
            arrogándose márgenes segundos,
            en vez de escamas de cristal, sus olas
            guedejas visten ya de oro luciente.
            Brama, y menospreciándolo serpiente,
25        león ya no pagano
            lo admira reverente el Oceano.
            Brama, y cuantas la Libia engendra fieras,
            que lo escuchaban elefante apenas,
            surcando ahora piélagos de arenas,
30        lo distante interponen, lo escondido,
            al imperio feroz de su bramido.
            Respóndenle confusas las postreras
            cavernas del Atlante, a cuyos ecos,
            si Fez se estremeció, tembló Marruecos.
 
35        Gloriosa y del suceso agradecida,
            dirige al cielo España, en dulce coro
            de sacros cisnes, cánticos süaves
            a la alta de Dios sí, no a la de un moro
            bárbara majestad, reconocida
40        por las fuerzas que le ha entregado: llaves
            de las mazmorras de África más graves,
            forjadas, no ya donde
            de las fraguas que ardiente el Etna esconde
            llamas vomita, y sobre el yunque duro
45        gime Bronte y Stérope no huelga,
            sino en las oficinas donde el belga
            rebelde anhela, el berberisco suda,
            el brazo aquél, la espalda éste desnuda,
            forjadando las que un muro y otro muro
50        por guardas tiene, llaves ya maestras
            de nuestros mares, de las flotas nuestras.
 
            Al viento más opuesto abeto alado
            sus vagas plumas crea, rico el seno
            de cuanta Potosí tributa hoy plata.
55        Leño frágil de hoy más al mar sereno
            copos fíe de cáñamo anudado,
            seguro ya sus remos de pirata.
            Piloto el interés, sus cables ata,
            ovando ya en el puerto
60        del soplo occidental, del golfo incierto.
            Pescadora la industria, flacas redes
            que dio a la playa desde su barquilla
            graves revoca a la espaciosa orilla.
            La libertad, al fin, que, salteada,
65        señas o de cautiva o despojada
            dio un tiempo de Neptuno a las paredes,
            hoy bálsamo espirantes cuelga ciento
            faroles de oro al agradecimiento.
 
            Vuestra, oh Filipo, es la fortuna, y vuestra
70        de África será la monarquía.
            Vuestras banderas nos lo dicen, puesto
            duro yugo a los términos del día
            en los mundos que abrevia tanta diestra;
            que si a las armas no, si no al funesto
75        son de las trompas (que no aguardó a esto),
            Abila su coluna
            a vuestros pies rindió, a vuestra fortuna;
            Calpe desde su opuesta cumbre espera,
            aunque lo ha dividido el mar en vano,
80        el término segundo del tebano
            complicado al primero, y penetrada
            la ardiente Libia vuestra ardiente espada,
            que el Nigris no en su bárbara ribera,
            el Nilo sí con militar decoro
85        la sed os temple ya en celada de oro.
 
            Verás, canción, del César Africano
            al nieto augusto, armada un día la mano,
            hacer, de Atlante en la silvosa cumbre,
            a las purpúreas cruces de sus señas
90        nuevos calvarios sus antiguas peñas.