Del mar, y no de Huelva

            184
            (1608)
 
 
            FRAGMENTO DE UNA CANCIÓN
 
            Del mar, y no de Huelva,
            los escollos el sol, los muros raya;
            gimiendo el alcïón era en la playa
            ruiseñor en la selva,
5          cuando pescador pobre
            mucha despide red de poco robre.
 
            [Al que le escuchó en vano
            golfo, a pesar del Norte, siempre inquieto,
            se queja del Amor, a quien sujeto
10        obedece tirano,
            en las prisiones bellas
            de la esfera mayor de sus centellas.
 
            Escollo cristalino,
            a quien el pescador cuanto padece,
15        sentado en su crueldad, dulce le ofrece,
            sin hallar el divino
            canto alivio a sus quejas.
            ¡Triste del que a una roca pide orejas!]