¡Qué de invidiosos montes levantados...!

            119
            (1600)
 
 
            ¡Qué de invidiosos montes levantados,
            de nieves impedidos,
            me contienden tus dulces ojos bellos!
            ¡Qué de ríos, del hielo tan atados,
5          del agua tan crecidos,
            me defienden el ya volver a vellos!
            ¡Y qué, burlando de ellos,
            el noble pensamiento
            por verte viste plumas, pisa el viento!
 
10        Ni a las tinieblas de la noche obscura
            ni a los hielos perdona,
            y a la mayor dificultad engaña;
            no hay guardas hoy de llave tan segura
            que nieguen tu persona,
15        que no desmienta con discreta maña;
            ni emprenderá hazaña
            tu esposo, cuando lidie,
            que no la registre él, y yo no invidie.
 
            Allá vueles, lisonja de mis penas,
20        que con igual licencia
            penetras el abismo, el cielo escalas;
            y mientras yo te aguardo en las cadenas
            de esta rabiosa ausencia,
            al viento agravien tus ligeras alas.
25        Ya veo que te calas
            donde bordada tela
            un lecho abriga y mil dulzuras cela.
 
            Tarde batiste la invidiosa pluma,
            que en sabrosa fatiga
30        vieras (muerta la voz, suelto el cabello)
            la blanca hija de la blanca espuma,
            no sé si en brazos diga
            de un fiero Marte, o de un Adonis bello;
            ya anudada a su cuello
35        podrás verla dormida,
            y a él casi trasladado a nueva vida.
 
            Desnuda el brazo, el pecho descubierta,
            entre templada nieve
            evaporar contempla un fuego helado,
40        y al esposo, en figura casi muerta,
            que el silencio le bebe
            del sueño con sudor solicitado.
            Dormid, que el dios alado,
            de vuestras almas dueño,
45        con el dedo en la boca os guarda el sueño.
 
            Dormid, copia gentil de amantes nobles,
            en los dichosos nudos
            que a los lazos de amor os dio Himeneo;
            mientras yo, desterrado, de estos robles
50        y peñascos desnudos
            la piedad con mis lágrimas granjeo.
            Coronad el deseo
            de gloria, en recordando;
            sea el lecho de batalla campo blando.
 
55        Canción, di al pensamiento
            que corra la cortina
            y vuelva al desdichado que camina.