Donde las altas ruedas

            114
            (1598)
 
 
            Donde las altas ruedas
            con silencio se mueven,
            y a gemir no se atreven
            las verdes sonorosas alamedas,
5          por no hacer rüido
            al Betis, que entre juncias va dormido;
 
            sobre un peñasco roto,
            al tronco recostado
            de un fresno levantado,
10        que escogió entre los árboles del soto
            porque su sombra es flores,
            su dulce fruto dulces ruiseñores,
 
            Coridón se quejaba
            de la ausencia importuna
15        al rayo de la Luna,
            que al perezoso río le hurtaba,
            mientras que él no lo siente,
            espejos claros de cristal luciente.
 
            «Injusto Amor -decía-,
20        pues permites que muera
            en extraña ribera
            (que por extraña tengo ya la mía),
            válganme contra ausencia
            esperanzas armadas de paciencia.»