Hoy es el sacro y venturoso día

            78
            (1590)
 
 
            EN UNA FIESTA QUE SE HIZO EN SEVILLA A SAN HERMENEGILDO
 
            Hoy es el sacro y venturoso día
            en que la gran metrópoli de España,
            que no te juró rey, te adora santo.
            Hoy con devotas ceremonias baña
5          el blanco clero el aire en armonía,
            los pechos en piedad, la tierra en llanto.
            Hoy a estos sacros himnos, dulce canto,
            ayuda con silencio la nobleza,
            haciendo devoción de su riqueza.
10        Hoy, pues, aquesta tu latina escuela
            a la docta abejuela
            no sin devota emulación imita:
            vuela el campo, las flores solicita
            (campo de erudición, flor de alabanzas)
15        por honrar sus estudios de ti y de ellas,
            en tanto que tú alcanzas
            ver a Dios, vestir luz, pisar estrellas.
 
            Hoy la curiosidad de su tesoro
            con religiosa vanidad ha hecho
20        extraña ostentación, alta reseña.
            Hoy cada corazón deja su pecho
            cuál en púrpura envuelto, cuál en oro,
            y su valor devotamente enseña;
            quién lo que con industria no pequeña
25        labró costoso el persa, extraño el china,
            rica labor, fatiga peregrina,
            alegremente en sus paredes cuelga;
            quién de ilustrarlas huelga
            con modernos angélicos pinceles,
30        milagrosas injurias del de Apeles;
            quién da a la calle y quita a la floresta,
            de suerte que los grandes, los menores,
            en tu solemne fiesta,
            ven pompa, visten oro, pisan flores.
 
35        Príncipe mártir, cuyas sacras sienes,
            aún no impedidas de real corona,
            la fiera espada honró del Arrïano;
            tú, cuya mano al cetro si perdona,
            no a la palma que en ella ahora tienes
40        (digna palma, si bien heroica mano),
            pues eres uno ya del soberano
            campo glorioso de gloriosas almas
            que ciñen resplandor, que enristran palmas,
            do se trïunfa y nunca se combate,
45        mi lengua se desate
            en dulces modos, y los aires rompa
            a celestial soldado ilustre trompa.
            Conozca el Cancro ardiente, el Carro helado,
            oh católico Sol de Vice-Godos,
50        la espada que te ha dado
            vida a ti, gloria al Betis, luz a todos.
 
            Estas aras que te ha erigido el clero
            y estas que te cantamos alabanzas,
            juntas con lo que tú en el cielo vales,
55        a Filipo le valgan el Tercero,
            en quien de nuestro bien las esperanzas
            están, como reliquias en cristales.
            Logra sus tiernos años, sus reales
            pensamientos católicos segunda,
60        tal, que su espada por su Dios confunda
            la nueva torre que Babel levanta,
            y ardiendo en saña santa,
            haga que adore en paz quien no lo ha visto
            el gran sepulcro que mereció a Cristo;
65        que pues de sus primeros nobles paños
            invocó a tu deidad por su abogada,
            es bien que vean sus años
            larga paz, feliz cetro, invicta espada.
 
            Y tú, oh gran madre, de tus hijos cara,
70        émula de provincias glorïosa,
            en lo que alumbra el Sol, la noche ciega,
            ciudad más que ninguna populosa,
            para quien no tan sólo España ara
            y siembra Francia, mas Sicilia siega,
75        no porque el Betis tus campiñas riega
            (el Betis, río y rey tan absoluto,
            que da leyes al mar, y no tributo),
            ni porque ahora escalen su corriente
            velas del Occidente
80        (que, más de joyas que de viento llenas,
            hacen montes de plata sus arenas),
            mas por haber tu suelo humedecido
            la sangre deste hijo sin segundo,
            en ti siempre ha tenido
85        la fe escudo, honra España, invidia el mundo.