Universitat Pompeu Fabra
HDA Hemeroteca Digital de Autores

El editorialismo de la prensa de Barcelona durante la transición (1975-1978)

04-07-2012

El editorialismo de la prensa de Barcelona durante la transición (1975-1978)

Por Marcel Mauri (Universitat Pompeu Fabra)

Cita recomendada: Mauri, Marcel (2012). "El editorialismo de la prensa de Barcelona durante la transición (1975-1978)". Obra periodística, 3. http://www.upf.edu/obraperiodistica/es/anuari-2012/editorialismo-prensa-transicion.html

Resumen:

La prensa de Barcelona experimentó un proceso de cambio empresarial, tecnológico y, sobre todo, ideológico durante los primeros años de la transición democrática que se sitúan entre la muerte de Franco (1975) y la aprobación de la Constitución (1978). A través de los editoriales que publican los once diarios que había en aquellos años en Barcelona se puede observar esta transformación en la mirada de medios y periodistas ante los cambios políticos que se iban sucediendo. Esta antología recoge varios editoriales de todos los rotativos barceloneses que permiten observar esta evolución en sus líneas de opinión.

Palabras clave: editorial, transición, La Vanguardia, Diario de Barcelona, ??Tele/eXpres, Mundo Diario, Avui, Correo Catalán, El Noticiero Universal, Solidaridad Nacional, La Prensa, Catalunya Express, El Periódico de Catalunya

Artículo en formato .pdf

 

Presentación del tema / período

La transición a la democracia (1975-1978) fue uno de los períodos con más cambios para la prensa catalana y española de la historia del periodismo reciente. A la adaptación a la nueva situación política (el final del franquismo y el inicio de la democracia) con los cambios ideológicos que esto implicaba en medios y periodistas, había que sumar la crisis económica y de reconversión tecnológica que también afectó de pleno las empresas periodísticas y que hizo que de 11 cabeceras de información general que llegan a convivir en los quioscos de Barcelona durante esos años sólo acaben sobreviviendo tres.

Durante ese periodo, la prensa vivió diversas etapas y fenómenos concentrados en un breve lapso de tiempo. La explosión de libertad de facto que significó la muerte de Franco fue seguida de una etapa de crecimiento y expansión del periodismo con la aparición de nuevos diarios (como el Avui o el Catalunya Express) y la consolidación de los ya existentes como líderes de opinión y actores políticos. Esta etapa de madurez se vivirá hasta las elecciones legislativas de junio de 1977. A partir de ese momento, comenzará un lento pero continuado declive del papel de los medios y de la confianza de los lectores hacia ellos (que los mismos diarios certificarán en sus páginas) que coincidirá con la consolidación de la democracia.

En esta transición periodística que se desarrolla dentro de la transición democrática, los cambios ideológicos que experimentan los medios no sólo serán importantes por lo que significan de transformación del sistema comunicativo sino que tendrán una influencia evidente en los procesos de cambios políticos generales que se van viviendo. En este sentido, el estudio de los textos editoriales que publica la prensa generalista de Barcelona en estos tres años permite hacer una radiografía bastante exhaustiva de las mutaciones en la toma de posiciones oficiales de las empresas periodísticas. No en vano, el artículo editorial refleja mejor que ninguna otra pieza la opinión que el diario adopta ante los hechos que van sucediendo. Es el mejor testimonio de este cambio ideológico profundo que los periódicos de la capital catalana inician pocas horas después de la muerte de Franco.

 

 Presentación de la publicaciones

De los once periódicos que se publican en Barcelona durante esos años,  el más veterano de todos, y decano de la prensa continental, era el Diario de Barcelona. Fundado en 1792, el viejo Brusi entraba en la transición como un diario empresarialmente inestable (entre 1974 y 1975 Godó y Artur Suqué vendieron sus acciones al empresario Josep M. Santacreu) y con una redacción joven y progresista, dirigida por Josep Pernau, que no encajaba con el talante conservador del nuevo propietario. Los relevos en la dirección no harán más que agravar la situación que acabará provocando la salida de una treintena de periodistas del diario apelando a la cláusula de conciencia.

El Correo Catalán (1876-1985) empieza su particular transición a finales de los 50, con la entrada de Andreu Rosselló i Pàmies y Manuel Ibañez Escofet. Llegará a ser el segundo diario de la ciudad (después de La Vanguardia española) pero la marcha de Ibáñez Escofet una década más tarde y los cambios empresariales (con la entrada de Santacreu y de gente cercana a Jordi Pujol en el accionariado) harán que viva la transición democrática como un diario en declive.

La Vanguardia española conseguirá mantener durante estos años el papel de periódico líder de la prensa catalana. La llegada, en 1969, de Horacio Sáenz de Guerrero a la dirección, comportará la entrada de colaboradores de corte liberal (Baltasar Porcel, Ramon Trias Fargas, Joan Fuster ...) que permitirán que el rotativo de la familia Godó se adapte a los nuevos tiempos y mantenga su posición de liderazgo desde una posición liberal-conservadora.

Un talante conservador compartido también por el vespertino El Noticiero Universal (1888-1985) que encara la transición con cambios empresariales: la venta del diario a José María Porcioles, hijo del ex alcalde franquista de Barcelona. Otros relevos en la dirección y la apertura en las colaboraciones permitirán que el rotativo alcance su récord de ventas durante aquellos años.

La prensa falangista de Barcelona (Solidaridad Nacional, 1939-79 y el vespertino La Prensa, desde 1941 hasta 1979) vivirá su particular agonía en estos años. Pese al intento de resituarse ideológicamente (con la significativa pérdida del yugo y las flechas en la cabecera), los dos rotativos perderán los pocos lectores que tenían y, con la desaparición del Movimiento Nacional, quedarán a merced del gobierno de la UCD que decidirá prescindir de ellos.

Tele / eXprés (1964-1980), primer diario privado que aparece en Barcelona tras la Guerra Civil, inicia la transición con un relevo en la dirección: Ibañez Escofet, que lo había convertido en el medio de moda entre los ambientes universitarios y de oposición al régimen, es sustituido por Pere-Oriol Costa que prestará más atención a la política. Este hecho incomodará tanto al gobierno como al propietario, Godó, y provocará inestabilidad en la dirección y redacción.

Más politizado será Mundo Diario (1974-1980), rotativo de Sebastián Auger muy popular entre el mundo obrero, universitario y de los barrios por su ideología de izquierdas cercana al comunismo. Gracias a su posición combativa, los años de transición serán los de más ventas pero a causa de una estructura empresarial débil acabará desapareciendo.

El Avui (1976-2011) nació con la singularidad de ser el primer diario en catalán después de la Guerra Civil y bajo un espíritu unitario de todo el catalanismo político. Comenzó con unas ventas que se acercaban a los 100.000 ejemplares pero con una estructura empresarial muy débil.

Más breve fue la experiencia del Catalunya Express (1976-1980), diario del Grupo Mundo (de Sebastián Auger). Quería imitar los modelos populares-sensacionalistas de la prensa inglesa pero con más atención a la actualidad política. Las pocas ventas, la falta de publicidad y el hundimiento del grupo supusieron su desaparición.

El final de este período de transición (1978) coincidirá con la aparición de un nuevo y muy exitoso proyecto periodístico: El Periódico de Catalunya. Con una estructura empresarial sólida y un modelo de prensa popular, el nuevo rotativo no sólo conseguirá hacerse rápido un espacio entre los lectores sino que tomará el relevo de la prensa progresista de Barcelona que irá desapareciendo.

 

 Presentación de la antología

La antología de textos editoriales seleccionados (un total de once: uno por cada medio) permite hacer una mirada doble a la transición periodística: por un lado, los cambios y las tomas de posiciones de los medios que se pueden observar a través de la elección de varios momentos cruciales entre 1975 y 1978, y, por otro, una mirada de periodismo comparado a través de la opinión expresada por todos y cada uno de los rotativos de Barcelona.

La posición ampliamente mayoritaria de la prensa de Barcelona ante la muerte de Franco se expresa perfectamente con el artículo ' Sentido previsor de Franco' (11/20/1975), un editorial del Diario de Barcelona que glosa de forma elogiosa la figura del dictador y apunta a la continuidad del régimen. A excepción de Mundo Diario (que desde el mismo momento del deceso ya pedirá que se instaure la democracia) el resto de medios serán muy prudentes a la hora de reclamar el fin de la dictadura.

Dos días más tarde, la editorial ¿Ya empezamos? (11/22/1975), publicado por La Prensa, muestra como tan sólo se han necesitado 48 horas para que el miedo empiece a agrietarse en algunos de los medios. El rotativo falangista expresa en este artículo la visión crítica contra aquellos diarios que piden cambios en el régimen cuando Franco aún no está ni enterrado.

Unos cambios que se reclaman con más o menos fuerza según el periódico pero de forma transversal después de los primeros meses de gobierno de Arias Navarro. Tele / eXprés será uno de los diarios más críticos con el ya ex presidente y su propuesta reformista como se verá en la editorial ' La democracia hay que hacerla con los Demócratas' (07/03/1976). Un título que lo dice todo.

La sensación de que el proceso de democratización va muy lento y es muy débil es el leit motiv de ' ¡A pactar, rápido!' (12/16/1976), uno de los pocos editoriales publicados por Catalunya Express. Al día siguiente del voto afirmativo que de forma clara han dado los ciudadanos al referéndum para la Reforma Política, este rotativo pedirá que no se pierda tiempo en pactar (gobierno y oposición) el camino que debe llevar a la democracia.

La fragilidad del camino hacia la democracia es un tema habitual en los editoriales de la transición. En ' La hora de la sensatez' (04/15/1977), El Noticiero Universal intenta reforzar de forma positiva la actitud de acatamiento que el ejército toma ante la legalización del PCE. Decisión que los militares no comparten pero que aceptan por lealtad al rey. Esta posición será elogiada por el rotativo.

En ' El espíritu del 15 de julio' (06/15/1977), publicado por Solidaridad Nacional, se observa el viraje ideológico que ha hecho la antigua prensa del Movimiento: de falangista a demócrata. El diario hará hincapié en que no se puede dar marcha atrás en la democratización pero que tampoco se puede desmembrar España.

Un editorial que contrasta con ' Si Franco Viviera ...' (06/15/1977), publicado el mismo día por el combativo Mundo Diario donde se pedirá claramente que se vote lo que se quiera mientras sea un partido antifranquista.

Meses más tarde, el retorno de Tarradellas será visto de forma entusiasta por toda la prensa. ' Confiança en el President' (10/22/1977), del Avui, es un ejemplo de estos elogios hacia el político. Sin embargo, el mismo texto también esconde una crítica velada al presidente al pedirle que renuncie al cargo cuando el Parlament de Cataluña así se lo pida.

Entre la aprobación en Cortes del texto constitucional y el referéndum, un intento fallido de golpe de Estado conocido como 'La operación Galaxia', enfría los ánimos. Desde La Vanguardia se publicará la editorial 'El mal trago del Gobierno' (11/22/1978) donde se instará a sanear las fuerzas armadas para sacar aquellos elementos demasiado vinculados al franquismo.

La aprobación de la Constitución vía referéndum tendrá una lectura positiva por parte de todos los medios como culminación del camino hacia la democracia. Pero también se podrán leer editoriales con matices interesantes. En ' El tiempo de la protesta toca a apoyo fin' (12/01/1978), El Correo Catalán instará a poner punto y final a la época de las quejas y las reivindicaciones.

En cambio, en El peligro del desencanto (12/08/1978), El Periódico de Catalunya expresa el temor de que el logro de la democracia no comporte también el afloramiento de un sentimiento de frustración por todos los sueños colectivos no conseguidos.

 

 

 Los artículos

' Sentido previsor de Franco' (11/20/1975), Diario de Barcelona.

' ¿Ya empezamos?' (11/22/1975), La Prensa.

' La democracia hay que hacerla con los Demócratas' (07/03/1976), Tele / eXprés.

' ¡A pactar, rápido!' (12/16/1976), Catalunya Express.

' La hora de la sensatez' (04/15/1977), Noticiero Universal.

' El espíritu del 15 de julio' (06/15/1977), Solidaridad Nacional.

' Si Franco Viviera ...' (06/15/1977), Mundo Diario.

' Confiança en el President' (10/22/1977), Avui.

'El mal trago del Gobierno' (11/22/1978), La Vanguardia.

' El tiempo de la protesta toca a apoyo fin' (12/01/1978), El Correo.

' El peligro del desencanto' (12/08/1978), El Periódico de Catalunya.

' El tiempo de la protesta toca a apoyo fin' (12/01/1978), El Correo Catalán.

' El peligro del desencanto' (12/08/1978), El Periódico de Catalunya.


 

 

 


Última actualitzación 29-11-2012
© Universitat Pompeu Fabra, Barcelona