Creación y gestión de listas de distribución

Autora: Lidia Corredera (Generalitat de Catalunya)

Citación recomendada: Lidia Corredera. Creación y gestión de listas de distribución [en linea]. "Hipertext.net", núm. 1, 2003. <http://www.hipertext.net>

  1. Introducción
  2. El correo electrónico y las listas de distribución
  3. Creación y gestión de las listas de distribución
    3.1. A quién nos dirigimos
    3.2. ¿Qué tipo de información enviamos?
    3.3. Tipos de listas de distribución
    3.4. Inicio del servicio de información
  4. Enlaces de interés

1. Introducción

Mucho se ha debatido respecto la utilidad de las listas de distribución. En muchas ocasiones se ha cuestionado su uso e incluso se ha infravalorado la existencia de estos servicios.

Todo ello se produce como consecuencia de una gestión incorrecta en la creación y gestión de las mismas por parte de entidades u organizaciones que no han sabido aplicarlas y aprovechar el potencial que permite respecto a su propia actividad.

Esta mala gestión nos lleva a pensárnoslo dos veces antes de suscribirnos a alguna, quizá por miedo a ser bombardeados indiscriminadamente de información, a no ser que alguien conocido nos recomiende alguna lista interesante por sus contenidos y funcionamiento.

En la actualidad existen innumerables listas de distribución sobre temáticas diversas y también es más habitual, cada vez, que las organizaciones pongan en práctica actividades orientadas a fidelizar a sus clientes.

Términos como Customer Relationship Management (CRM) , marketing directo , marketing relacional o segmentación de la audiencia , por ejemplo, son más frecuentes y utilizados a nivel organizacional como acciones de marketing y comunicación.

Las nuevas tecnologías nos permiten acercarnos a nuestro cliente de manera más directa. De este modo, las acciones orientadas a fidelizar clientes las podemos desarrollar a través de Internet, hecho que nos ofrecerá una serie de ventajas, además de transformar la propia terminología en conceptos como: eCRM , sistemas de marketing online , email marketing , newletters o listas de distribución , sistemas multimedia 'multicanal' , entre otras.

Así pues Internet nos permite interactuar con el cliente directamente, esto es 'one to one', hecho que nos proporcionará un feedback interesante el cual nos permitirá extraer una opinión sobre sus necesidades estableciéndose, cada vez más, un diálogo más consolidado entre cliente y organización.

En el caso que nos ocupa, vamos a ver cómo mediante las listas de distribución podemos llegar a establecer sistemas de comunicación más ágiles que nos permitan un contacto constante con nuestro cliente con el objeto final de fidelizarlo.

Cuando las organizaciones desarrollan campañas de marketing, para darse a conocer, entran en juego otros factores como son el hecho de contar con acciones de comunicación (interna y externa) y publicidad para llegar, de este modo, al público objetivo de la misma.

Es recomendable que una campaña de marketing esté realizada mediante técnicas tradicionales y técnicas online puesto que son complementarias y ayudan a dirigirse mejor al público que nos interesa.

Dentro de las técnicas de marketing online citamos el uso de las listas de distribución o listas de correo, también conocidas como 'mailing lists'.

Estas listas nos permiten sistemas de comunicación online periódicos con nuestro cliente constituyéndose como servicios de valor añadido en cuanto incluyen el envío de información de interés para quién lo recibe.

Todos los servicios de valor añadido que nuestra organización pueda ofrecer son recomendables, ya que ponemos a la disposición del receptor final, o cliente, cuántas más opciones mejor para que esté contento con nuestros servicios, los compre y sea fiel a nuestra organización.

La finalidad de toda organización es conseguir un núcleo de clientes estables y mantenerlos, esto es, fidelizarlos. Una afirmación que nos define en la temática que nos ocupa en este artículo es el hecho de que ' es más fácil conseguir un cliente que mantenerlo' , y ello es cierto.

Cualquier organización puede llegar fácilmente a su público objetivo mientras ponga en práctica acciones de marketing (estudio de mercado), comunicación (interna y externa) y publicidad (difusión publicitaria selectiva o masiva).

Como ejemplo: Pongamos por caso que nuestra organización participa en ponencias, que está presente con un stand en ferias, que lanza campañas de comunicación en medios de prensa, que realiza acciones publicitarias en diversos medios... y que todo ello revierte en una respuesta positiva, es decir, diversos clientes (potenciales todavía), han acudido a nosotros para solicitar nuestros servicios.

Ahora bien estas acciones son costosas en cuanto el dinero que se invierte en ellas, ya sea por material promocional o envíos postales, por ejemplo, como relativo a la dedicación humana para llevarlas a cabo.

A todo ello le hemos de sumar que una campaña de marketing y comunicación no se acaba nada más lanzarla, hemos de realizar un seguimiento, un mantenimiento y aprovechar el retorno conseguido.

En el caso que no lo sepamos llevar a cabo correctamente, lo más probable es que perdamos a nuestro cliente.

En la actualidad existe una competencia muy fuerte en cualquier sector de actividad, por ello hemos de tener en cuenta que los clientes exigen un buen trato y motivos para seguir confiando en nosotros como organización proveedora. En caso contrario irán a buscar otras ofertas existentes (y aún así suelen ser clientes de más de un proveedor al mismo tiempo).

Así es que de nuevo recordemos la afirmación de que: 'cuesta más mantener a un cliente que llegar a él'.

Cualquier acción errónea de marketing que nos lleve a perder un cliente, será más perjudicial para nosotros que no el encontrarnos en el caso de disponer de pocos clientes pero satisfechos con nuestro servicio, esto es: Que contemos con una cartera de clientes fijos y fidelizados.

Internet nos ofrece una serie de recursos gracias a los cuales es más fácil mantener comunicaciones constantes, personalizadas e interactivas con nuestros clientes, como comentábamos al principio.

Estos recursos se traducen en el uso de la web, el correo electrónico, el chat, además de otros canales que poco a poco se van incorporando para ampliar el abanico de oferta: los mensajes de móvil (SMS), la televisión interactiva (iTV), los Asistentes Personales Digitales (PDA), principalmente.

Según nuestra actividad nos interesará utilizar todos o algunos de estos canales.

La propuesta que ofrecemos a continuación está centrada en el uso del correo electrónico y su derivación hacia las listas de correo o listas de distribución.

2. El correo electrónico y las listas de distribución

El correo electrónico ('correo-e' o 'e-mail') nos permite interactuar con el cliente: Una comunicación rápida, dirigida y periódica con la que obtenemos un 'feedback' o respuesta del cliente hacia nosotros, permitiéndonos conocer qué opina sobre nosotros.

La comunicación que nos ofrece el correo electrónico con nuestro cliente es 'síncrona', es decir, no necesitamos coincidir en el tiempo ni el mismo espacio para establecer esta comunicación.

Ejemplo:

Pongamos por caso que recibimos una consulta vía e-mail y queda en nuestro buzón, cuando recibimos el mensaje lo leemos y procedemos a responder rápidamente. Enviamos el mensaje al buzón de correo de nuestro emisor que lo leerá en cuanto lo reciba o le sea posible.

Mediante el correo electrónico podemos atender consultas individualizadas por parte de cada uno de nuestros clientes, es por tanto una atención personalizada. Ahora bien, si las consultas son comunes podemos elaborar un sistema colectivo de respuesta dirigido a un número mayor de personas.

Ahora bien, las posibilidades del correo electrónico no se limitan solamente a responder consultas de nuestros clientes, al ser un servicio de comunicación nos permite abrir el abanico de opciones y ofrecer más servicios de valor añadido a nuestros usuarios o clientes.

La acción de comunicar es la de mantener informado a nuestro receptor sobre aquello que le interesa o que crea que le puede interesar.

Si lo trasladamos al ámbito organizacional nos resulta que:

'Disponemos de una serie de información que deseamos poner en conocimiento de nuestros clientes: qué hacemos, a quién nos dirigimos, qué productos ofrecemos, qué actividades realizamos y con qué periodicidad, vendemos equipos, ofrecemos servicios de consultoría... por ejemplo.'

Es aquí donde entran en juego las listas de distribución, ya que utilizan el correo electrónico para distribuir información a un colectivo de personas ilimitado y al mismo tiempo.

Este colectivo de personas, nuestros clientes, están interesados (o son susceptibles de estarlo) en nuestros productos. Por tanto al margen de enviarles periódicamente material promocional en papel nos serviremos de las listas de correo para intercalarles información online reduciendo, de este modo, el tiempo de espera entre envíos tradicionales (aquí tenemos un ejemplo de la combinación entre técnicas de marketing tradicional y online que comentábamos anteriormente).

Estamos poniendo a la disposición del cliente sistemas de comunicación constantes con nuestra organización recordándole, además que estamos ahí.

Si retomamos lo que comentábamos al principio: 'hay personas que estarían dispuestas a recibir información de interés en su buzón electrónico', pero el hecho de que existan unos precedentes negativos frenan a que ello se produzca (suscripción a una lista de correo).

En este caso vamos a ver de qué modo hemos de crear y gestionar una lista correctamente a la cual se suscriban los usuarios y nos ayude a establecer comunicaciones constantes con ellos, llegando a fidelizarlos.

3. Creación y gestión de las listas de distribución

Toda lista de distribución debe tener un plan, unos objetivos principales que marquen su finalidad. Bien utilizadas son una herramienta complementaria muy útil, pero requieren de una planificación previa, como todo proyecto, y una dedicación que hemos de tener en cuenta.

Para definir estos objetivos podemos basarnos, por ejemplo, en los siguientes puntos:

  • A quién nos dirigimos

  • Qué tipo de información enviamos

  • Tipos de listas de distribución

  • Inicio del servicio de información

3.1. A quién nos dirigimos

El primer paso es que hemos de tener claro cuál es nuestro público objetivo, es decir, a qué personas nos dirigiremos para ofrecer las listas de distribución como servicios complementarios.

Normalmente cualquier organización ya cuenta con bases de datos de clientes reales, o por lo menos con una idea concreta de cuál es su público objetivo (clientes potenciales) a los que acudir para presentarse. En cualquier caso vamos a comentar los diferentes grupos de clientes, cómo llegamos a ellos y qué datos necesitamos para iniciar nuestro servicio.

  • Grupo de clientes reales:

    Respecto a este grupo ya contamos con datos de referencia y contacto, en mayor o menor medida ello siempre depende de los criterios de cada organización. Estos datos nos servirán para relacionar al cliente con cada producto lo cual nos facilitará dirigir campañas para que sean más efectivas.

  • Grupo de clientes potenciales:

    Se han puesto en contacto con nosotros como resultado de acciones de comunicación y marketing. No tenemos muchos datos, pues, porque la relación todavía no se ha materializado en ventas.

  • Grupo de futuros clientes o "prescriptores":

    Este tercer grupo corresponde a nuevo mercado todavía por descubrir. A ellos llegaremos por campañas de marketing y comunicación constantes, mediante la adquisición (compra) de bases de datos, o por colaboración con otras organizaciones o colectivos profesionales.

En cualquier caso y para poder poner en marcha una lista de distribución hemos de contar con la dirección de correo electrónico, entre otros datos que nos ayuden a definir mejor el perfil de nuestro usuario.

Todos los datos de estos clientes, colectivo en general, se recopilarán en una única base de datos, que será genérica en primera instancia, para su mejor manejo y gestión.

Nota: como hemos comentado anteriormente, si la organización dispone de una base de datos como la que estamos citando, no hace falta generar una nueva (ello nos llevaría a duplicar procesos de trabajo), utilizaríamos la existente, garantizando que disponemos del correo electrónico.

A medida que vayamos conociendo mejor el perfil de nuestros clientes y sepamos cuáles son sus intereses deberemos segmentar la base de datos, esto es, crear subgrupos dentro de la base de datos general.

Y a medida que conozcamos mejor a nuestros clientes ampliaremos o eliminaremos datos de gente con lo cual depuraremos información de la base de datos manteniéndola actualizada.

Ello nos servirá para dirigir mejor las campañas de marketing y comunicación que desarrollemos, enviando informaciones determinadas según los intereses de cada colectivo.

3.2. ¿Qué tipo de información enviamos?

De igual manera que seleccionamos los contenidos de nuestros servicios al generar material promocional en papel, debemos conocer qué tipo de información vamos a enviar a través de las listas de distribución, vía correo electrónico.

El correo electrónico nos permite, como hemos comentado antes, enviar mensajes periódicos con las novedades que estamos presentando reduciendo el tiempo de espera en recibirlas.

Por tanto, pongamos por caso que nuestra organización dispone de página web corporativa, en la que ya existe información detallada de quiénes somos y qué ofrecemos.

Ello nos servirá como base y referencia para el envío de las listas de distribución, puesto que para garantizar una mejor lectura seremos breves en los mensajes dirigiendo a nuestro público (clientes) a la página web, en la que encontrarán más información y en todo caso podrán adquirir productos o servicios directamente.

Hemos de tener en cuenta que cada cliente nuestro recibe numerosos mensajes de correo en su buzón diariamente, con lo cual en nuestras manos tenemos la posibilidad de generar textos que sean interesantes, breves, fáciles de entender y que incluyan promociones u ofertas, en momentos determinados, para garantizar su lectura.

3.3. Tipos de listas de distribución

Existen diferentes tipos de listas de distribución, en función de nuestra actividad o negocio nos interesará más puesta en marcha de un tipo o de otro:

  • Listas abiertas: Permiten una comunicación entre todos y cada uno de los miembros de la misma. Para esta tipología se recomienda la presencia de un moderador, quién debe asegurar la temática y garantizar la participación activa.

    Las listas abiertas suelen estar dirigidas a un público concreto, y según la temática que traten estarán enfocadas a: profesionales de marketing, de formación o colectivos de periodistas digitales, como es el caso que mostramos a continuación del GPD (Grupo de Periodistas Digitales).

    Grupo de Periodistas Digitales (GPD) - http://www.periodistesdigitals.org

    10000000000001C200000102F8B31E4E
  • Listas cerradas: Suelen estar asociadas a proyectos, a Intranets o sistemas de comunicación internos de una organización. La participación, en este caso, se limita únicamente a las personas implicadas en los diversos casos. En estas listas también se recomienda la presencia de un moderador quién garantizará el objetivo para el cual ha sido creada la lista permitiendo extraer conclusiones finales aplicables a casos concretos.

  • Boletines: Son ideales como servicios complementarios, al ofrecer un listado de noticias, novedades o actualidad de la organización. No requiere la presencia de un moderador puesto que no existe participación entre los miembros que forman parte de ellos. La única comunicación que se establece es unidireccional: del emisor a los receptores.

    Los boletines se envían periódicamente y es la organización quién marca los plazos de envío. En algunos casos ofrece la posibilidad de que el usuario escoja cuándo desea recibir el boletín (diariamente, semanal, mensual...), en otros casos marca directamente el periodo de recepción.

    Los boletines se dirigen a todas aquellas personas interesadas en recibir los contenidos que proponen. Algunos ejemplos de ellos son: Boletín de suscripción de 'el Periódico de Cataluña' o Boletín 2004 Express del Forum Barcelona 2004,...

Boletín [2004 Express] del Forum Barcelona 2004 - http://www.barcelona2004.org/

10000000000001BA0000016CA2E7B3FA

Los boletines son una especie de catálogo en fragmentos, por ello pueden ser enviados en formato texto simple o html enriquecido, es por ello que existe la opción de escoger el formato deseado para su recepción.

Todas estas características u opciones que estamos enumerando, para cada tipo de lista de distribución, responden a unos objetivos concretos: captar cuántos más suscritos mejor puesto que pueden derivar en futuros clientes o bien fidelizarlos.

Es por ello que muchos de estos servicios permiten que cada usuario personalice directamente los contenidos que desea recibir en su buzón electrónico, en el caso de los boletines, o bien desconectarse temporalmente del mismo en periodos de ausencia, modificar su perfil, etc.

La mayoría de listas de distribución y/o boletines suelen ser gratuitos, ahora bien, este tipo de servicios no son de nueva creación. Existen organizaciones que llevan trabajando con estos sistemas desde mediados de los años noventa. Algunas de ellas, pues, han experimentado los beneficios de ponerlas en marcha ofreciendo información gratuita, consolidando y fidelizando su cartera de clientes. Ello les ha llevado a cobrar por todos o algunos de estos servicios (sobre todo en casos en los que las organizaciones generan material propio para ofrecer a sus clientes como valor añadido), en su totalidad o combinándolos con otros gratuitos.

Parece ser que la tendencia de Internet es que cada vez más se pague por información de calidad, ya sea accediendo a páginas web (mediante códigos de acceso), como a través de listas de distribución de pago.

Mientras este fenómeno no se consolide nos serviremos de estos servicios como un complemento de comunicación más con nuestros clientes, y aún consolidándose podemos seguir ofreciendo servicios gratuitos y de valor para atraer a los clientes hacia nuestra organización.

Como ejemplo:

Algunas organizaciones como infonomia!.com ya cobran por recibir sus boletines periódicos.

http://www.infonomia.com

10000000000001C2000000DBAE3F670F

3.4. Inicio del servicio de información

Es muy importante tener en cuenta que solamente debemos enviar información a aquellas personas (clientes) que nos autoricen a ello, en caso contrario estaremos infringiendo la Ley de Protección de Datos , y en el caso que nuestro servicio esté creado con fines comerciales, también la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI).

Aviso legal de protección de datos de www.servijob.es

10000000000001C200000164AED5D473

El primer paso que debemos realizar es comunicar, a todos nuestros clientes, que hemos creado una lista de distribución y que se encuentra a su disposición.

La información de este nuevo servicio se deberá incluir en todas las campañas de marketing y comunicación que desarrollemos, además de anunciarlo a través de la propia página web corporativa, ofreciendo la posibilidad de suscribirse al servicio mediante un formulario accesible desde la web o enviando un correo electrónico a la organización.

El formulario de suscripción no ha de ser muy extenso, sobre todo si el servicio es gratuito, ello evitará la incomodidad de rellenar una serie de información propia que en muchos casos no es necesaria para ofrecer este servicio y ni siquiera nos garantiza el perfil del suscriptor.

Según el servicio que pongamos en marcha ya iremos conociendo cada vez más datos de cada uno de los suscriptores.

Una vez se ha cumplimentado el formulario, o enviado un correo electrónico con los datos que solicitemos, se procederá a dar de alta a cada persona en el servicio escogido. Solamente, en este momento, contaremos con la aceptación de formar parte del servicio para participar o recibir información.

En el caso de que ya dispongamos de un colectivo de clientes, podemos anunciarles el servicio y sugerirles las ventajas que les puede suponer suscribirse a él. Por tanto, les enviaremos un mensaje previo informándoles de ello y sólo en el caso de que nos respondan afirmativamente serán dados de alta en la lista.

Cuando se envían mensajes de correo electrónico, ya sean individuales como colectivos se han de respetar unas normas de uso o "nettiquetes":

Normas de uso

Titular siempre los mensajes

Firmarlos e incluir nuestros datos de contacto

Que los mensajes sean breves y concisos

Que incluyan enlaces a nuestra página web, y si puede ser a la información a la que nos referimos

No utilizar mayúsculas en los textos

No incluir imágenes pesadas

Intentar evitar los archivos adjuntos

Respetar la periodicidad con la que se envían los comunicados y no saturar los correos

Ofrecer la opción de recibir los mensajes en formato texto o html y respetarlo

Responder todos los mensajes que recibamos

Siguiendo estas normas garantizaremos un comportamiento eficaz que además deberemos completar con una información de calidad para asegurar el éxito del servicio.

Si el servicio es exitoso podemos alargarlo en el tiempo tanto como creamos y pensemos que nos puede servir. En este caso es recomendable actualizarlo, conocer qué tipo de novedades se pueden asociar al mismo orientándolo a resultados constantemente.

Para ello es interesante conocer qué hacen otras organizaciones con servicios similares, cómo los gestionan, si proceden a cobrar por sus contenidos, para determinar si a nosotros nos ayuda modificar los objetivos para los cuales fue creado en su momento.

Las listas de distribución suelen facilitar, por el medio en el que se basan una comunicación más ágil y constante entre el cliente y la organización.

De hecho cuando comentábamos que debemos respetar las normas de uso y garantizar unos contenidos de calidad estamos trabajando para mejorar un sistema que nos permitirá, si el usuario/cliente, está contento que contacte con nosotros para solicitar más información, opinar sobre nuestros servicios, etc... es lo que denominamos recibir un 'feedback' de los clientes.

Este feedback es como una especie de estudio de mercado constante que nos permite adaptar, o no, nuestra actividad y servicios según la demanda del mercado, de nuestro mercado, en este caso concreto.

En el caso de que recibamos un tanto por ciento elevado de respuestas por parte de nuestros clientes, feedback, estamos constatando el hecho de que los servicios son utilizados por ellos. En el caso de las listas de distribución es más fácil detectar si participan, y en el caso de los boletines solamente nos queda recibir estos impactos de respuesta, por parte de ellos, cada vez en mayor medida.

Con ello queremos determinar que no hace falta solicitar un 'acuse de recibo' en los mensajes que se distribuyan a través de listas de correo o boletines. Si ofrecemos un buen servicio detectaremos un interés positivo y por tanto motivos para continuar ofreciendo el servicio en cuestión.

Además que el hecho de recibir el 'acuse de recibo' no nos garantiza que se lean el correo, aunque existen opciones en algunos programas de correo que permiten saber 'si ha recibido correctamente el mensaje' y 'cuándo lo ha abierto'..., pero no 'si lo ha leído'.

Por último la recepción del feedback, nos ayudará a mantener actualizada la base de datos de usuarios/clientes, como comentábamos anteriormente.

Por tanto, a modo de resumen o conclusión, podemos afirmar que el uso del correo electrónico, mediante listas de correo o listas de distribución, ha de servir para:

Informar puntualmente do a nuestro cliente de las novedades de nuestra organización

Llevar a nuestro cliente a nuestra página web, dónde encontrará más información sobre nuestros servicios

Respetar las normas de uso y conducta

Mantener una comunicación constante entre la organización y el cliente

Disponer de información valiosa del cliente: Sus preferencias, qué consume, necesidades... esto es un estudio de mercado

Mantener actualizada nuestra base de datos

Reducir la frecuencia de envíos de información entre ediciones de catálogos

Segmentar la audiencia para dirigir la información sobre nuestros servicios de una manera más directa

Personalizar los envíos, igual que si estuviéramos enviándolos uno a uno

Desarrollar acciones de email marketing a través de las listas de correo, siempre de una manera cuidadosa, respetando las netiquettes y no induciendo a una publicidad estricta

Ofrecer servicios de valor añadido para mejorar nuestros servicios

Solicitar los datos de contacto (a través de formularios) estrictamente necesarios para nuestras acciones de marketing. Los formularios muy largos o que solicitan preguntas no adecuadas no darán confianza en nuestro servicio, bien por lo pesados en rellenar o por qué realmente no hace falta preguntar según qué.

Recordar, a nuestro cliente, a que visite nuestra página web, donde encontrará más información sobre la totalidad de nuestros servicios.

Parece ser que la tendencia de las organizaciones será que cada vez más utilicen técnicas de comunicación y marketing online, y con ello que potencien el uso del correo electrónico, mail marketing y listas de distribución.

Ello nos viene dado porque los sistemas de comunicación y marketing que se pueden realizar a través de Internet representan costes más reducidos, envíos personalizados, con más frecuencia y porque la generación y actualización de bases de datos es más ágil que no con sistemas tradicionales, además de que permite combinar este canal con otros los cuales se complementen para desarrollar campañas más exitosas.

Pero del mismo modo en que es posible que ello se produzca también nos encontraremos con un rechazo, cada vez mayor, de clientes que no quieren saber nada de estos servicios de información por miedo a la publicidad masiva, por el 'bombardeo' de información no deseada.

Por todo ello tendremos en cuenta que, si somos proveedores de este tipo de servicios, hemos de ser muy cuidadosos con nuestros clientes y sobre todo atenderlos igual o mejor que haríamos mediante sistemas tradicionales de contacto.

Para hacer frente a estos inconvenientes se ha de estar muy al día de novedades que existen en aplicaciones o nuevos servicios que podemos poner en práctica para mejorar la comunicación entre nuestra organización y los clientes:

  • Respetar las decisiones de los clientes, si ya no desean recibir más nuestro servicio, darles de baja automáticamente.

  • Si desean cambiar el formato de recepción de los mensajes actuar rápidamente.

  • Si formulan preguntas o consultas responder con la mayor agilidad posible.

  • Si desean 'desconectar' el servicio por vacaciones o en otros periodos de tiempo, realizarlo.

  • Y preservar la protección de datos de nuestros clientes, indicándolo desde nuestra propia página web.

4. Enlaces de interés

Permissionmkt Effective one2one communication http://www.permissionmkt.com/internacional/csp/

e-mail marketing (interactive) http://www.interactivadigital.com/articulo.cfm?id=1242

La usabilidad de las newsletters de internet españolas debe mejorar (netydea) http://www.netydea.com/nweb/dossieres/dossieres_sub.asp?id=31

Normas de uso ('netiquettes') del correo electrónico y de las listas de correo ('mailing lists'). http://pcvc.sminter.com.ar/cvirtual/help/mail/netiqesp.htm

Agencia de Protección de Datos https://www.agenciaprotecciondatos.org/datmen.htm

E-listas: Directorio de listas de distribución sobre varias temáticas clasificadas por categorías. http://www.elistas.net/

Ley de Servicios de la Sociedad de Información (LSSI) http://www.lssi.es/HTML/ServerPages/home.php

AUI (Campaña contra el correo basura) http://www.aui.es/contraelspam/

Publicidad en Internet: Antes y después de la LSSI http://www.interactivadigital.com/articulo.cfm?id=1182

(revista) interactiva. Revista de la comunicación y el marketing digital http://www.interactivadigital.com

(revista) estrategias de comunicación y marketing http://www.estrategias.com

Harvard Deusto. Marketing & Ventas http://www.e-deusto.com/frontal/deusto/revista1.asp?cod=3&enviar=ok



Creative Commons License
Last updated 05-06-2012
© Universitat Pompeu Fabra, Barcelona