Optimización del manejo de los equipos de protección individual para el personal sanitario Optimización del manejo de los equipos de protección individual para el personal sanitario

Motivación

Los equipos de protección individual (EPI), tan nombrados estas últimas semanas, son la única manera que el personal sanitario tiene para protegerse contra el contagio del coronavirus. Ellos no se pueden permitir el lujo de permanecer confinados en casa, por lo que su protección es de vital importancia. Un gesto tan simple como poner y sacar un guante, unas gafas o una mascarilla, entre otros, supone un momento especialmente crítico, tanto de riesgo como de estrés, para el personal sanitario. A pesar de que existen guías detalladas que han sido redactadas por expertos para el correcto manejo de estos equipos, estos procedimientos todavía implican riesgos y consumen demasiado tiempo. Además, ¿qué ocurre cuando en una jornada laboral sometido a un gran estrés debes cambiarte más de 10 veces los EPI? En cualquier momento puede ocurri un error. ¿Están los EPI que se utilizan actualmente optimizados para facilitar el trabajo del personal sanitario? ¿Están pensados para llevarlos durante largas jornadas y ser utilizados junto con otras equipaciones médicas (fonendoscopio, microscopio, etc ...)? Este reto pretende dar respuesta a estas y otras cuestiones que tengan relación con el optimo manejo de los EPI por parte de personal sanitario.

 

Objetivos

   1a.  Diseño de herramientas o protocolos para el personal sanitario que permitan reducir el tiempo y /o el riesgo de infección durante la colocación y la retirada de los equipos de protección individual (EPI).

 

   1b.  O diseño de herramientas o protocolos para la desinfección y posterior reutilización de los EPI.

   2. Difusión y promoción de los diseños o protocolos propuestos.

 

Ejemplos ilustrativos (no restrictivos) 

(a) Herramienta que permita la retirada de guantes (o cualquier otro EPI) de forma rápida y minimizando la posibilidad de contacto de la piel con agentes infecciosos.

(b) Protocolo para la desinfección de batas impermeables, gafas, etc.

(c) Mejora de los elementos de protección facial para mejorar el confort del personal sanitario (gafas que se empañan, marcas por rozadura en la cara, etc.).

 

Requerimientos y características deseables de las propuestas que impliquen una herramienta o dispositivo

  1. En el momento de la presentación de las propuestas, no se requiere que el diseño del protocolo esté concluido, pero sí hay que aportar una descripción bastante detallada para que pueda valorarse su viabilidad y efectividad. Una propuesta vaga a nivel técnico será rechazada. Tampoco son necesarias evidencias respecto a la construcción de prototipos, pero sí que son deseables puesto que permiten validar tanto la viabilidad de los diseños como las capacidades del equipo solicitante.

  2. Las propuestas no tienen porque ser necesariamente originales. La originalidad y la creatividad serán aspectos que se valorarán positivamente en el proceso de evaluación pero una propuesta que consista en una ligera optimización de elementos ya difundidos puede ser una propuesta ganadora si esta optimización aporta ventajas significativas y la propuesta es sólida a nivel técnico y de difusión y promoción.

  3. Los elementos deben ser fácilmente fabricables a nivel local, bien en pequeños talleres (p.e. mecánicos o de costura) o por la comunidad maker (p.e. con impresoras 3D sencillas).

  4. Los materiales y componentes usados para la fabricación de los elementos deben ser fácilmente adquiribles y su adquisición en masa por parte de la población no debe poner en riesgo el abastecimiento de materiales y equipos por parte del sector sanitario.

  5. Es deseable que tanto las técnicas de fabricación como los materiales y componentes se encuentren en países en vías de desarrollo.

  6. En lo posible, debe proponerse un plan para validar la funcionalidad y eficacia de los elementos.

  7. Hay que indicar un plan de documentación y difusión de los diseños que incluya el archivo en repositorios públicos. Así mismo, debe proponerse una estrategia de promoción mediante, por ejemplo, el uso de redes sociales.

  8. Si la ejecución del proyecto requiere de fondos adicionales a los aportados por el premio, debe indicarse un plan realista de financiación, por ejemplo, mediante plataformas de crowdfunding.

 

Requerimientos y características deseables de las propuestas que impliquen un protocolo 

  1. En el momento de la presentación de las propuestas, no se requiere que el diseño del protocolo esté concluido, pero sí hay que aportar una descripción bastante detallada para que pueda valorarse su viabilidad y efectividad. Una propuesta vaga a nivel técnico será rechazada.

  2. Las propuestas no tienen porque ser necesariamente originales. La originalidad y la creatividad serán aspectos que se valorarán positivamente en el proceso de evaluación pero una propuesta que consista en una ligera optimización de protocolos existentes puede ser una propuesta ganadora si esta optimización aporta ventajas significativas y la propuesta es sólida a nivel técnico y de difusión y promoción.

  3. Los materiales empleados (si hay alguno) no debe poner en riesgo el abastecimiento de materiales y equipos por parte del sector sanitario.

  4. Es deseable que los materiales y componentes se encuentren disponibles en países en vías de desarrollo

  5. Debe proponerse un plan para validar la eficacia del protocolo.

  6. Debe indicarse un plan de difusión de los protocolos.

  7. Si la ejecución del proyecto requiere de fondos adicionales a los aportados por el premio, debe indicarse un plan realista de financiación, por ejemplo, mediante plataformas de crowdfunding.

 

Resultados esperados

  1. Documentación relativa a los diseños (p.ej. instrucciones, plantillas de corte y ficheros para impresoras 3D) para la fabricación de la solución propuesta una vez validado el diseño por el equipo de trabajo.

  2. Si la solución propuesta consiste en un protocolo de actuación, descripción detallada y justificada de los pasos incluidos en el protocolo y su forma de implementación.

  3. Videos, u otros materiales audiovisuales, adecuados para la difusión y promoción de los resultados en los medios (prensa, televisión, redes sociales, etc..).