Atrás

Las mujeres han continuado siendo responsables de la mayoría de tareas del hogar durante el confinamiento

Las mujeres han continuado siendo responsables de la mayoría de tareas del hogar durante el confinamiento

Un estudio de las profesoras Libertad González (UPF) y Lidia Farré (UB), basado en una encuesta realizada el mes de abril en España, muestra cómo se han repartido las tareas domésticas en el hogar y el efecto de la pandemia sobre la ocupación laboral de sus miembros. Los resultados indican un ligero aumento de la participación de los hombres en las tareas domésticas, más destacable en cuanto a la compra, de la que han pasado a ser responsables, y una pérdida de cerca de 20 puntos porcentuales de media en la ocupación laboral.

07.05.2020

Imatge inicial

El 14 de marzo comenzó el confinamiento en España, provocado por la crisis del coronavirus, un hecho que comportó tun incremento importante del volumen de tareas domésticas dentro del hogar, provocado tanto por el cierre de centros educativos como por la reducción de la capacidad de externalizar la limpieza y la preparación de comida.

Esta situación sin precedentes, y las nuevas pautas de convivencia, en relación a la anterior "normalidad", ¿cómo ha afectado la distribución a la hora de realizar las tareas domésticas entre hombres y mujeres, y cuáles han sido los efectos de la pandemia sobre la situación laboral de los miembros de la pareja?

"Hemos encontrado que la distribución de las tareas del hogar está muy sesgada hacia las mujeres, tanto antes del confinamiento como después".

Estas son las principales preguntas que intenta responder un estudio que han llevado a cabo Libertad González, profesora del Departamento de Economía y Empresa de la UPF y de la Barcelona GSE, miembro del Centro de Estudios de Género (CEDG) de la Universidad, y Lidia Farré, profesora del Departamento de Econometría, Estadística y Economía Aplicada la Universidad de Barcelona.

El estudio se basa en una encuesta que se llevó a cabo en España entre el 4 y el 30 de abril de 2020, con una muestra de 7.091 individuos. Según las autoras, no es una muestra representativa, es (auto) seleccionada, ya que la participación fue voluntaria, pero sí es informativa.

La encuesta se centró en hogares españoles (la mayoría en Cataluña) donde viven parejas de diferente sexo, con hijos menores de dieciséis años a su cargo (en un 88% de los casos), con especial representación de mujeres (75%) y  personas con estudios universitarios (58%).

"Hemos encontrado que la distribución de las tareas del hogar está muy sesgada hacia las mujeres, tanto antes del confinamiento como después", afirma Libertad González. Según ella, "el aumento del volumen de tareas del hogar se ha tenido que repartir, pero la mayoría del peso de este extra ha reincidido sobre la persona que ya las realizaba anteriormente, que es la mujer en la mayoría de las hogares".

Ligero aumento de la participación del hombre, que pasa a ser responsable de la compra

El estudio reparte las tareas domésticas en cinco grupos: limpieza del hogar, compra, ropa, comida y cuidado de los hijos, tanto en lo referente al ocio como a la educación, y analiza si la responsabilidad recae en el hombre, en la mujer, o en ambos por igual.

La única actividad en que el hombre es el principal responsable durante el confinamiento es realizar la compra, la tarea en la que se percibe un cambio más importante. En menor medida, también se detecta un aumento en la responsabilidad del hombre a la hora de cuidar de los niños en cuanto al ocio, que se reparte por igual.

Las tareas en las que claramente las mujeres siguen siendo responsables son las de lavar la ropa (39 puntos más que los hombres), limpieza (29 puntos más) y cuidar de la educación de los niños, que a pesar de que se ha repartido más, las mujeres continúan aventajando a los hombres en 24 puntos.

La única actividad en que el hombre es el principal responsable durante el confinamiento es realizar la compra.

La excepción a esta situación es la tarea de ir a comprar, en que el hombre pasa a ser responsable, en cerca de 10 puntos por encima de la mujer. Así, el hombre, que antes del confinamiento se responsabilizaba de la compra en un 20%, con la nueva situación este porcentaje casi se duplica, y pasa a hacerlo en cerca del 38%, mientras que la mujer pasa del 38% al 28%. En el resto de hogares, un 35% de las familias, la compra se hace de manera igualitaria.

Libertad González afirma que, aunque el estudio no entra a interpretar este cambio de actitud, se puede tratar de un tema de preferencias a la hora de hacer actividades fuera casa, y también puede estar relacionado con una mayor aversión al riesgo por parte de las mujeres. "El confinamiento ha llevado un poco más de lo mismo: el reparto de las tareas domésticas sigue estando centrado en las mujeres, excepto este cambio en la compra, que ahora parece ser una tarea primordialmente masculina", resume la investigadora.

Sin embargo, el estudio detecta que los hombres aumentan ligeramente su participación en todas las tareas domésticas. En términos generales, antes del confinamiento en España el hombre se ocupaba del 36% de las tareas domésticas, y menos del 10% hacía la mitad. Con el confinamiento, el hombre pasa a hacer una media del 40% de las tareas, y un 25% hace al menos la mitad de las tareas.

Fuerte pérdida del empleo entre los miembros del hogar

Un segundo ámbito que analiza el estudio es cómo ha repercutido la crisis del coronavirus en la situación laboral de los miembros del hogar, y los resultados son demoledores: ha habido una pérdida de 20 puntos porcentuales de media en el empleo, similar entre hombres y mujeres, y que afecta especialmente a los trabajadores con un bajo nivel educativo.

Entre los encuestados, antes del confinamiento, un 87% de los hombres y un 74% de las mujeres con un nivel educativo bajo tenía empleo; con la nueva situación, estas cifras pasan a ser del 58 y el 42%, respectivamente. En cuanto a las personas encuestadas con un nivel educativo alto, antes del confinamiento trabajaban el 94% de los hombres y el 89% de las mujeres, y con el bloqueo, los porcentajes pasan a ser del 81 y el 75%, respectivamente.

No queda claro cuáles pueden ser los efectos a largo plazo sobre las actitudes de los roles de género.

Durante el confinamiento, incluso en los casos en que ambos padres continúan trabajando, las mujeres asumen el peso de las tareas domésticas de manera desproporcionada, lo que representa una doble carga para ellas.

Según las investigadoras, que paralelamente han puesto en marcha un análisis en estos ámbitos en otros países europeos, no queda claro cuáles pueden ser los efectos a largo plazo sobre las actitudes de los roles de género. "El futuro no es muy optimista con respecto a las mujeres, que parece que tendrán más dificultades para conciliar el nuevo escenario laboral y familiar en la que hemos entrado", concluye Libertad González.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías:

Per a més informació

Para más información

For more information

Notícia publicada per:

Noticia publicada por:

News published by:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

Institutional Communication and Promotion Unit