Atrás

Traspasar muros para contribuir al bienestar social

Traspasar muros para contribuir al bienestar social

Una de las misiones principales de la Universidad es transferir su conocimiento y crear sinergias con su entorno. La UPF trabaja decididamente para impulsar este ámbito a través de iniciativas innovadoras.

22.07.2016

 

Una de las misiones principales de la Universidad es transferir su conocimiento y crear sinergias con su entorno. La UPF trabaja decididamente para impulsar este ámbito a través de iniciativas innovadoras.

“Promover la innovación y la transformación social. Debemos traspasar los muros de la institución, para crear sinergias con la sociedad y contribuir así a su bienestar y a la creación de valor”. Con esta frase, la UPF ha querido dejar muy claro en el nuevo Plan Estratégico 2016- 2025 la voluntad de convertirse en un actor relevante para su entorno, poniendo a disposición de toda la sociedad el conocimiento que genera

“El impacto de las mejores universidades en la sociedad que las rodea no pasa sólo por la generación de conocimiento, sino también por la transmisión de éste, y éste es uno de los retos clave que afronta nuestra universidad”, asegura Francesc Posas, vicerrector de Política Científica y Profesorado de la UPF. “Por este motivo, estamos impulsando al máximo nuestras capacidades mediante la creación de un marco de transferencia que sea conocido por todos los investigadores y que facilite sus iniciativas”, añade. Marzo de 2016 En esta línea, “se potenciará la Unidad de Innovación-UPF Business Shuttle y se creará UPF Ventures, una nueva herramienta para la transferencia de conocimiento”.

¿Qué significa y cómo se hace transferencia de conocimiento?

Las universidades, a partir de su actividad investigadora, generan conocimiento que puede y debe ser aprovechado por su entorno. “El proceso de traslado de resultados a la sociedad puede tener dos direcciones, el Knowledge Push o el Knowledge Pull”, explica Mònica de Forn, jefa de la Unidad de Innovación-UPF Business Shuttle.

En el primero de los casos, es el investigador quien identifica una oportunidad con valor comercial para la que todavía no existe un mercado definido. Es la misma institución que busca la manera de transferirlo a través, por ejemplo, de la concesión de licencias de patentes o la creación de spinoff, nuevas empresas promovidas por las universidades. Este es uno de los principales objetivos de la unidad que lidera de Forn, dar valor a la investigación generada en la UPF y ponerla al alcance de la sociedad.

“El éxito o el fracaso de la comercialización del conocimiento depende mucho de la existencia o no de una estrategia para transferirlo del mundo académico al mundo empresarial”, indica Francesc Posas. En la Universidad “hemos establecido un nuevo marco de actuaciones sobre la constitución de spin-off y la protección de propiedad industrial y de software, elemento imprescindible para una óptima transferencia de conocimiento”.

El proceso de valorización de resultados o tecnologías puede llegar a ser complejo y comprende, generalmente, cuatro fases principales: identificación de resultados innovadores, a menudo provenientes de proyectos de investigación; evaluación del potencial de transferencia del conocimiento identificado; protección de derechos de propiedad industrial e intelectual, y comercialización. “El tipo de asesoramiento que ofrecemos depende de la tipología de proyecto que se tenga que desarrollar”, explica de Forn. “Pero siempre valoramos si los resultados identificados necesitan un grado más de desarrollo antes de ser atractivos para la comercialización, porque en gran medida, depende el éxito final”.

En esta línea, la Universidad participa, a través de diferentes proyectos, en iniciativas para hacer valer su conocimiento. Es el caso del programa Industria del Conocimiento de la Generalitat de Cataluña o el Proof of Concept del European Research Council.

En el segundo caso, cuando se habla de Knowledge Pull, son las empresas las que van a buscar a la universidad porque quieren resolver una necesidad de innovación. Solicitan expertos que les ayuden a mejorar sus productos, servicios o procesos. Las formas de colaboración son varias, pero las más frecuentes responden el desarrollo de proyectos de I+D+i, la prestación de servicios de consultoría y asesoramiento, o el uso de las infraestructuras científicas existentes en la universidad.

El reto de hacerse visible

Uno de los elementos más importantes para hacer valer la transferencia de conocimiento es la divulgación que se hace de los resultados obtenidos, tanto dentro como fuera de la misma institución. A tal efecto, a finales de 2015 se puso en marcha el UPF Knowledge Portal, “una web que nos permite exponer públicamente toda la experiencia y los resultados generados por los grupos de investigación de la Universidad; por tanto, para rendir cuentas explicando a qué dedicamos los recursos públicos obtenidos”, asegura Josep Jofre, vicegerente del Área de Investigación y Economía. “Se caracteriza por ser un espacio dinámico que evolucionará con el tiempo, para incluir los nuevos resultados de investigación y las nuevas tecnologías identificadas”, indica Mònica de Forn.

Las acciones de difusión del conocimiento generado van más allá e incluyen presentaciones específicas de los proyectos de investigación a instituciones y personas externas a la Universidad con el objetivo de acercar la UPF al tejido empresarial. 

Pero la difusión también se hace intramuros. “La Unidad de Innovación-UPF Business Shuttle destina esfuerzos a hacer pedagogía entre los investigadores y doctorandos de la Universidad, con el objetivo de hacerles conscientes de la importancia de la transferencia de conocimiento”, explica Mónica de Forn.

 

Ejemplos de éxito

La UPF tiene una presencia relevante en el contexto de la red TECNIO de la Agencia ACC1Ó, un conjunto de centros de innovación tecnológica y grupos de investigación universitarios reconocidos por la Generalitat de Cataluña porque tienen capacidad de dar respuesta a las demandas tecnológicas de las empresas de manera ágil y eficiente, favoreciendo la competitividad. Actualmente, cuenta con nueve grupos y unidades de investigación con este reconocimiento:

 

Un nuevo instrumento de transferencia de conocimiento

“La Universidad debe buscar constantemente fórmulas de relación con la empresa y UPF Ventures representa un nuevo instrumento que permitirá innovar en este campo”, asegura Francesc Posas, vicerrector de Política Científica y Profesorado. 

Se trata de una prueba piloto impulsada con la colaboración de la Dirección General de Universidades de Cataluña, que tiene por objetivo principal dotar de bidireccionalidad el proceso de valorización de conocimiento. “No hay bastante con quedarse en los diagnósticos y las recetas clásicas; hay que tomar la iniciativa y ser proactivos en la búsqueda de oportunidades de transferencia”, indica Posas.

En esta línea, UPF Ventures tiene que permitir detectar oportunidades para las empresas donde la Universidad pueda ayudar y comercializar conocimiento generado en la UPF. Es una propuesta que se inspira en exitosos modelos iniciados en universidades de referencia, tales como Oxford o el sistema israelí.

 

Premio del Consejo Social a investigadores y doctorandos

Núria Basi, presidenta del Consejo Social de la UPF, señala que “La transferencia de conocimiento forma parte de la naturaleza de la institución universitaria y es intrínseca a su misión”. Añade que “es un elemento ineludible en relación con su servicio a la sociedad”. Tanto es así que, desde 2007, el principal órgano de participación de la sociedad en la Universidad organiza un premio dirigido los investigadores y doctorandos de la UPF para incentivar este ámbito y evidenciar la importancia de hacer llegar los avances cientí- ficos a la sociedad. 

 

Ejemplos de spin-off y start-up surgidas de la UPF

QGENOMICS - Spin-Off 

Año de fundación: 2008

Ámbito de negocio: Biotecnologia / diagnòstic / genòmicaclínica

Número de trabajadores: 23  

Es una de las primeras spinoff surgidas en la UPF, fruto del conocimiento generado en torno a grupos de investigación vinculados a la Universidad y el Centro de Regulación Genómica. Los inicios fueron duros, explica Lluís Armengol, socio fundador de la empresa, “pero la actitud de las personas de la UPF con quien negociamos fue la diferencia entre tirar o no la toalla”. Afirma que “es importante, en el momento cero de una empresa, tener amplitud de miras para alcanzar el objetivo de transferir conocimiento de la universidad a la sociedad”.

Su actividad se basa en el desarrollo y la aplicación de productos y de servicios derivados de la investigación genómica en el sector sanitario. El futuro pasa por “desplegar el proyecto en toda su extensión, y consolidar el negocio en España y batallar por hacernos un espacio en el mercado global”, asegura Armengol. La clave del éxito se resume en “trabajar para ofrecer al mercado herramientas que solucionen retos diagnósticos vigentes y que aporten mejoras en el tratamiento de los pacientes”.

VOCTRO LABS - Spin Off

Año de fundación: 2011

Ámbito de negocio: Tecnologies d'àudio

Número de trabajadores: 4 (socios fundadores)  

Voctro Labs es una iniciativa surgida del Grupo de Investigación en Tecnología Musical del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la UPF, dedicada “a la comercialización de tecnologías de procesamiento y síntesis de voz”, explica Jordi Janer, socio fundador de la empresa.

En 2011, después de colaborar con la compañía japonesa Yamaha Corp., empezaron a comercializar los primeros cantantes virtuales de España, Clara y Bruno, a través de la tecnología Vocaloid. A finales de 2014 fue seleccionada por la Comisión Europea como ejemplo de empresa con capacidad de crecimiento en el marco del programa Innovación Abierta y Disruptiva.

De su colaboración directa con la UPF, Janer destaca “haber podido hacer un acuerdo de transferencia de tecnología que incluía la licencia de explotación de una patente”. El futuro lo ven con optimismo: “Queremos ser una empresa referente en tecnologías de voz para las industrias creativas de la música, el cine y los videojuegos”, afirma. Y esto pasa por conseguir un modelo de negocio de éxito con alguno de los proyectos de innovación con los que están trabajando actualmente.

MOBILE MEDIA CONTENT - Start-up

Año de fundación: 2012

Ámbito de negocio: Tecnologies de la informació

Número de trabajdores: 14  

“Los usuarios van a ver espectáculos deportivos, pagan mucho dinero y muchas veces no saben qué visibilidad tendrán”, explica Francis Casado, Business Development Manager de la empresa. Esta situación “genera decepción y provoca quejas y reclamaciones”. Disponer de una vista 3D sintética que permita comprobar la visión desde la localidad antes de comprarla asegura una experiencia satisfactoria.

El objetivo de la empresa, según Casado, es “convertirse en un referente en la mejora de la experiencia de los usuarios en recintos deportivos y teatros todo el mundo”. Quieren convertirse en un complemento esencial de las plataformas de venta de entradas. De momento, ya tienen clientes como el FC Barcelona, ATP o la Fórmula 1.

De su contacto y colaboración con la UPF, destaca el apoyo recibido durante los tres primeros años, cuando estuvieron en los espacios de coworking de la Almogàvers Business Factory. Por otra parte, asegura que “la Universidad nos ha ayudado a estar en contacto directo con un buena cantera de talento que se ha traducido en contratación de personal”.

ZECLINICS - Start-up

Año de fundación: 2013

Ámbito de negocio: Biotecnologia

Número de trabajadores: 6  

ZeClinics nació “después que cuatro amigos investigadores decidiéramos dar valor de negocio a lo que hacíamos diariamente en nuestros laboratorios”, explica Ignasi Sahún, uno de los socios fundadores. “La inestabilidad laboral de los investigadores nos hizo pulsar el botón para pasar de la parte académica a la parte aplicada”. Sahún destaca que “fue fundamental el papel de la Unidad de Innovación - UPF Business Shuttle a la hora de poner en marcha el proyecto”.

La empresa ofrece soluciones para evaluar la seguridad y la relevancia biomédica de nuevas molé- culas utilizando el pez cebra como modelo. En tres años han experimentado un crecimiento exponencial de la facturación y el año pasado cerraron una ronda de financiación a través de micromecenazgo de 100.000 euros, que les permitirá desarrollar su proyecto principal, el ZeOncoTest.

“Ahora, los retos pasan por la internacionalización y la diversificación de nuestros servicios a nuevos mercados, como el agroalimentario o el cosmético”, explica Sahún. El futuro lo encaran con optimismo: “convertirse en una peque- ña empresa farmacéutica con capacidad de descubrir fármacos y venderlos a compañías mayores”.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías: