Atrás

Los niños usan la melodía del habla y la forma del gesto para comprender las intenciones comunicativas de los demás

Los niños usan la melodía del habla y la forma del gesto para comprender las intenciones comunicativas de los demás

Según un estudio publicado en Infancy  dirigido por Pilar Prieto con la participación de Nuria Esteve Gisbert, ambas del Grupo de Estudios de Prosodia conjuntamente con Ulf Liszkowski investigador de la Universidad de Hamburgo (Alemania), en que han participado 48 niños de 12 meses de edad.

05.04.2016

En el ámbito del desarrollo del lenguaje, todavía no se ha investigado mucho cuando los niños empiezan a asociar los patrones melódicos y gestuales con la comprensión de las intenciones comunicativas y si son capaces de entender estos significantes sólo basándose en la prosodia de la frase y la gestualidad.

Las investigadoras Núria Esteve Gibert y Pilar Prieto, del Grupo de Estudios de Prosodia del Departamento de Traducción y Ciencias del lenguaje (DTCL) de la UPF, en colaboración con Ulf Liszkowski, investigador de la Universidad de Hamburgo (Alemania) han investigado cuándo y cómo los niños aprenden a interpretar las intenciones de los demás. Más concretamente, los autores del trabajo han planeado si a los 12 meses de edad los niños saben interpretar qué intención se esconde detrás de los actos comunicativos de los demás a partir de la información gestual y de la melodía del habla (la prosodia).

Como indica Pilar Prieto, coordinadora del trabajo y profesora de investigación ICREA del del DTCL de la UPF,  "en la comunicación humana, para entendernos los unos con los otros, no sólo es importante qué decimos sino cómo lo decimos. Imaginemos que estamos sentados en una mesa comiendo y la persona de nuestro lado señala una barra de pan y dice: <¿el pan?> ".

Y como sigue explicando Prieto, “seguramente nuestro vecino de mesa en realidad nos está diciendo si le podemos pasar la barra de pan. ¿Cómo lo hemos interpretado? Los adultos utilizamos todas las estrategias a nuestro alcance para hacerlo: interpretamos las pistas del contexto en el que estamos, entendemos las palabras que dice el hablante y la forma en que las combina, y sabemos asociar la melodía y los gestos que acompañan la frase con una intención determinada”.

Hasta ahora se sabía que entre los 12 y 18 meses los niños aprenden a entender qué quieren decir los otros para que presenten atención al contexto en que se realiza el acto comunicativo, pero aún no se sabía si también son sensibles a la melodía del habla y los gestos de los demás para la identificación de las intenciones comunicativas.

Dos experimentos a partir de tres juegos en los que intervinieron padres e hijos

Para responder a estas preguntas, las autoras del trabajo diseñaron tres juegos diferentes. Cada juego estaba ideado para hacer que el adulto se comunicara con el niño por un motivo diferente: en el primero, los adultos tenían que pedir un objeto a los hijos; en el segundo, los adultos tenían que convencer a los hijos de lo bonito e interesante era un objeto; en el tercero, los adultos tenían que hacer saber a los hijos que el objeto tenía un rasgo distintivo escondido.

Con estos tres juegos se hicieron dos experimentos. En el primer experimento  participaron 18 niños de 12 meses de edad, y los adultos podían usar las palabras que querían para transmitir sus intenciones comunicativas. Por ejemplo, estaba permitido decir "dame eso", o "mira qué bonito que es". En cambio, en el segundo experimento, en el que participaron 30 niños de 12 meses, las palabras que se podían utilizar eran mucho más restringidas y no daban pistas sobre la intención comunicativa. Esto se hizo para saber si realmente los niños de 12 meses son sensibles al significado de la prosodia y la gestualidad que acompaña el habla. 

Los resultados demostraron que los adultos usaban la melodía del habla y la gestualidad para transmitir cada intención comunicativa, y que con sólo 12 meses los niños ya sabían utilizar exclusivamente estas pistas para entender qué quería decir el adulto. Según indica Prieto, "aunque con 12 meses los niños apenas saben decir alguna palabra como papá o mamá, este estudio ha demostrado que ya pueden entender las intenciones que se esconden detrás de los actos comunicativos, y que para hacerlo se fijan en la melodía del habla de los adultos y en cómo son los gestos que acompañan al habla".

Trabajo de referencia: 

Núria Esteve-Gibert, Pilar Prieto, Ulf Liszkowski  (2016), “Twelve-Month-Olds Understand Social Intentions Based on Prosody and Gesture ShapeInfancy, 1 de abril, DOI: 10.1111/infa.12146.

Categorías: