Atrás

"El cambio climático y la degradación ambiental no se pueden tratar aisladamente de las cuestiones relacionadas con las desigualdades"

"El cambio climático y la degradación ambiental no se pueden tratar aisladamente de las cuestiones relacionadas con las desigualdades"

Adria Parr, pensadora y activista medioambiental, decana de la Facultad de Arquitectura, Planificación y Asuntos Públicos de la Universidad de Texas en Arlington (EEUU), visitó la UPF para impartir una conferencia sobre justicia climática y bienestar planetario.

09.05.2019

Imatge inicial

Adrian Parr (Sidney, Australia, 1967) actualmente es decana de la Facultad de Arquitectura, Planificación y Asuntos Públicos de la Universidad de Texas en Arlington (Dallas-Fort Worth metroplex, EUA), donde ocupa la cátedra UNESCO de Agua y Asentamientos Humanos (UNESCO Chair on Water and Human Settlements).

Pensadora y activista mediambiental y cultural reconocida internacionalmente, el pasado 2 de mayo de 2019 visitó el Institut de Cultura (IUC) de la UPF per impartir la conferencia “Climate Justica and Planetary Wellbeing”, invitada por Santiago Zabala, profesor de investigación ICREA-UPF del Departamento de Humanidades. Esta actividad se enmarca en el proyecto estratégico de la UPF en relación con el Bienestar Planetario.

Usted afirma que la degradación climática es un crimen contra la humanidad. ¿Quién es responsable de este delito?

Determinar quién es responsable particular de la degradación medioambiental es difícil, porque nos enfrentamos a una problema acumulativo, que se ha producido históricamente, a lo largo del tiempo. Pero sí que se puede mirar si una nación o un estado en particular es responsable del crimen. Estados Unidos sería uno de estos países que, históricamente, han emitido buena parte de los gases de efecto invernadero a la atmósfera. Si tenemos en cuenta el porcentaje de gases de efecto invernadero que se emiten actualmente, entre China y Estados Unidos, conjuntamente, son responsables del 40% del total. Así, tanto en términos de responsabilidad histórica como de responsabilidad presente, tenemos un país que, de manera constante, es uno de los principales responsables. Pero hay otros países que se van sumando al grupo mientras continúan desarrollándose.

Al hablar de esta idea de crimen contra la humanidad, también estoy incidiendo en el nivel más profundo, filosófico, existencial, que se enmarca dentro del lenguaje de los derechos humanos. Pero al mismo tiempo es un crimen contra todos, contra la esencia interna de lo que significa ser humano: tener empatía, el cuidado de las personas en países que no son propios, de las generaciones futuras, de los niños que todavía no son actores políticos, de otras especies humanas, o de los animales que se están extinguiendo como consecuencia de la degradación ambiental. Así, cuando hablo de un crimen contra la humanidad, hablo en todos estos sentidos.

"La imaginación es fundamental para tener una relación ética con otros seres humanos y otras entidades del mundo".

¿Qué hace que la humanidad vaya contra ella misma?

Fundamentalmente es un fracaso de la imaginación, y la imaginación es inherentemente a la política. Hanna Areendt habló de la importancia de la imaginación en el cambio político, de la idea de que para cambiar, en relación a donde estamos aquí y ahora mismo, tenemos que poder imaginar más allá de las circunstancias actuales. La imaginación es fundamental para tener una relación ética con otros seres humanos y otras entidades del mundo. Debemos ser capaces de ir más allá de nuestra propia realidad y proyectarnos a otro tipo de realidad, y esto es un ejercicio de imaginación.

¿Cree que la justicia está preparada para resolver este problema?

En realidad, aún no estamos preparados para solucionarlo, por la simple razón de que si tenemos en cuenta los acuerdos alcanzados sobre el clima, todos son voluntarios. Así pues, de momento no hay ninguna manera de hacer efectivos los objetivos que las naciones, individualmente, dicen que tratarán de conseguir. Hasta que no tengamos algo que sea un acuerdo realmente vinculante, que se pueda aplicar de alguna manera, inevitablemente seguirá quedando por debajo del nivel requerido.

—¿Hay una relación causal entre el conflicto social y la degradación ambiental?

Ciertamente pienso que es así, muchas tensiones sociales se producen como consecuencia de la degradación del medio ambiente. Mi experiencia en Kenia y Tanzania reforzaría esta idea. Si miramos el crecimiento de los barrios marginales en todo el mundo, en buena parte es el resultado del hecho de que las personas se han visto forzadas a salir de su tierra porque no pueden alimentar a sus familias ni proporcionarles agua potable.

La mayoría de los agricultores de subsistencia, por ejemplo, son más vulnerables al azar en todo este proceso. Pero también ha habido conexiones entre tensiones y recursos ambientales que se han establecido en situaciones de conflicto más importantes. Es el caso del conflicto entre los israelíes y los palestinos y la lucha por los recursos hídricos.

¿Cómo debería actuar la humanidad para promover soluciones?

Siempre he propuesto que necesitamos lo que yo llamo las "solidaridades bastardas" entre las diferentes maneras que hay de producir movimientos políticos. No se puede caer en la trampa de elegir entre una posición reformista, que se organiza en gran medida de manera vertical dentro de los sistemas de gobiernos y de instituciones políticas, y una posición horizontal, radical y revolucionaria. Debemos ir más allá de este discurso político polarizador, que separa entre la izquierda y la derecha, la reforma y la revolución, que lo que acaba haciendo es fracturar nuestra capacidad de formar todo tipo de solidaridad. Tenemos que reconocer que hay una humanidad compartida y sistemas de valor compartidos que hay que aprovechar.

"Tenemos que reconocer que hay una humanidad compartida y sistemas de valor compartidos que hay que aprovechar".

El capitalismo un proceso que se apropia de los límites que se le presentan y los devuelve para colocarlos al servicio de la generación de capital. Los movimientos políticos deben ser conscientes de que cualquier gesto que hagan será fagocitado por el capitalismo de manera inevitable, por lo que no podemos sentirnos encorsetados en un método concreto de organización. Debemos ser capaces de movernos entre los diferentes tipos de estrategias políticas y agendas, para hacerlas efectivas, hasta que se acabe con esta apropiación.

¿Qué opina sobre el activismo radical?

Es necesario, en el sentido de la complementariedad entre la posición radical y la posición reformista. Necesitamos este tipo de actuaciones, pero también hacen falta grandes acuerdos internacionales, de países como Estados Unidos. Por ejemplo, que Alejandría Ocasio-Cortez consiga el nuevo Acuerdo Verde es un paso muy esperanzador que va en la dirección correcta y creo que representa una posición reformista en el marco de los ámbitos institucionalizadores de la política, pero sin duda necesitamos el activismo radical simplemente para seguir impulsando la política.

¿Cuál es el mejor camino para mejorar la situación actual?

 

 

—¿Es necesario cambiar el modelo social para crear un nuevo planeta?

El nuevo modelo pasa por ser más responsables socialmente. Debemos participar más socialmente en la distribución, necesitamos un modelo capaz de distribuir la riqueza de diferentes maneras. La riqueza en el mundo no es sólo una cuestión de riqueza financiera: los recursos naturales, el agua potable o el aire limpio, son otros tipos de riqueza, por lo que tenemos que reorganizar la manera de pensar sobre el valor de las cosas y el valor social. Una vez empezemos a trabajar equitativamente, podremos tomar la dirección correcta y reconocer que las comunidades pobres son mucho más vulnerables ante las amenazas ambientales.

 "Debemos participar más socialmente en la distribución, necesitamos un modelo capaz de distribuir la riqueza de diferentes maneras".

Hay ejemplos en todo el mundo, especialmente en países de ingresos altos, como Estados Unidos, donde hay comunidades pobres que viven en zonas donde el medio ambiente está más degradado. Algunas de las comunidades más pobres son aquellas que viven en zonas no saludables, donde la mala calidad del aire provoca altos niveles de asma, o que viven en "desiertos alimentarios" (zonas con acceso limitado a comida asequible y nutritivo). Por lo tanto, estos dos ámbitos funcionan simultáneamente.

¿Qué papel juega el amor en este nuevo modelo?

Es fundamental. Considero el amor como una manera de conmoverse, de abrirse a otra experiencia, ser más sensibles, de ir más allá del paradigma que nos es más familiar y de nuestra tradición. Tenemos que ser más generosos, dar más, exponernos, ser más proclives a probar nuevas maneras de estar entre nosotros, y de cuidarnos unos a otros. Creo que el amor es absolutamente central en la educación, y hay muchas filosofías que han hecho aportaciones al respecto.

—¿Qué se puede hacer desde la universidad para luchar contra el cambio climático?

 

 

¿Qué opina del movimiento "Fridays for future", liderado por Greta Thunberg?

Es fantástio. Y me refiero no sólo específicamente a este movimiento, sino a los impulsados por los jóvenes en general, que aún no son activistas políticos, por lo que no pueden votar. Y en cierto modo parecen nuestro inconsciente, esta sombra estimulante, que nos mira a la cara y nos interpela, y que está poniendo en peligro nuestro bienestar. Realmente necesitamos esta conciencia más que nunca, es absolutamente crucial.

Pero lo que es interesante sobre este tema no es sólo que sea un gesto radical de huelga. Thunberg, con su capacidad de sentarse con los líderes mundiales e influir en sus agendas, hace de nexo entre la posición reformista y la radical. Recientemente, se han hecho eco desde António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, hasta el líder laborista Jeremy Corbin, que exige el Parlamento británico una emergencia climática, por las maneras en que Thunberg les impactó. Así pues, pienso que Thunberg es un ejemplo interesante de las solidaridades bastardas, porque se trata de una persona revolucionaria y reformista a la vez.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías:

Per a més informació

Para más información

For more information

Notícia publicada per:

Noticia publicada por:

News published by:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

Institutional Communication and Promotion Unit