Atrás

"Emprender es maravilloso. Condicionarnos durante un proceso creativo -lejos de poner barreras- muchas veces estimula"

"Emprender es maravilloso. Condicionarnos durante un proceso creativo -lejos de poner barreras- muchas veces estimula"

Julián Quijano, emprendedor y alumni del Grado de Publicidad y Relaciones Públicas de la Facultad de Comunicación de la UPF, ha sido seleccionado para la lista de Forbes 30 under 30 2.019 en el sector de videojuegos. Ha sido reconocido por el valor narrativo de Monster Prom, el juego que vendió 100.000 copias en menos de dos meses, de la empresa Beautiful Glitch de la que Quijano es fundador y director creativo.

22.03.2019

 

Julián Quijano, emprendedor i alumni del Grado de Publicidad y Relaciones Públicas de la Facultad de Comunicación de la UPF ha sido seleccionado para la lista de Forbes 30 under 30 2019 en el sector de videojuegos. Esta lista lanzada por Forbes distingue personalidades menores de 30 años con éxito e influencia dentro de distintos sectores. Ha sido reconocido por el valor narrativo de Monster Prom, el juego que vendió 100.000 copias en menos de dos meses, de la empresa Beautiful Glitch de la que Quijano es fundador y director creativo.

- ¿Qué significa para ti ser unos de los treinta talentos jóvenes en el sector de los videojuegos según Forbes?

Haber salido en la lista ha sido muy grato: ver el esfuerzo de los últimos dos años validado por una publicación de tamaña estatura. Si me hubiesen dicho hace cuatro años que iba a salir en Forbes, jamás me lo hubiese creído. 

- ¿Cómo fue pasar de los estudios de Publicidad y Relaciones Públicas a los videojuegos? ¿Cuándo te diste cuenta que querías hacer este cambio?

Bueno, los videojuegos -sin ser ni de lejos mi mayor pasión- siempre me han gustado mucho. Considero que tengo muchas inquietudes, y sencillamente me dejo llevar por ellas. Se dio el caso de que en un momento de mi vida en el que me encontraba profesionalmente a la deriva, me ofrecieron un trabajo llevando la comunicación de un estudio independiente de videojuegos. Durante un año trabajé allí, aprendiendo los sistemas y procesos subyacentes del sector.

"Incluso diría, que parte de nuestro éxito ha venido de saber adaptar estos conocimientos previos en un sector en el que las empresas independientes no siempre saben trabajar su marca y su comunicación"

Al acabar esa etapa, había ahorrado un poco de dinero y siempre había soñado con emprender. Sencillamente los astros se alinearon de esa manera. Siempre digo que, si ese trabajo que surgió por aquel entonces hubiese sido llevando la comunicación de una empresa de otro sector, hubiese emprendido igualmente, solo que en algo distinto. En el Grado de Publicidad y Relaciones Públicas aprendí a deconstruir y analizar los sistemas propios de las marcas y las empresas... y al final eso es lo que he acabado haciendo, en cierta manera. Incluso diría, que parte de nuestro éxito ha venido de saber adaptar esos conocimientos previos en un sector donde las empresas independientes no siempre saben trabajar su marca y su comunicación.

- ¿De dónde surgió tu espíritu emprendedor?

Bueno, obviamente surgió de una mezcla de razones. Una es puramente contextual: soy inmigrante, mis padres son inmigrantes, y mis bisabuelos son inmigrantes. Creo que hay una cultura en torno a la inmigración (o al menos la ha habido en mi caso a lo largo de las generaciones) que propicia la idea de emprender: uno cambia de entorno de manera brusca, muchas veces contando con poco apoyo, y se ve forzado a empezar de cero, a construir su propio camino. Es por ello, a mi parecer, que muchos inmigrantes tienen más inscrito en su manera de pensar la posibilidad de hacer algo por sí mismos. No hablo de montar una empresa de videojuegos quizá; pero sí de regentar un restaurante o llevar un negocio familiar. Muchos de mis antepasados llegaron a Argentina desde el este de Europa y tuvieron que buscar maneras de subsistir. Lo mismo pasó con mis padres al llegar a España, que son socios además de pareja desde que tienen veinte años.

Entonces, en mi casa la emprendeduría en general y el negocio de mis padres (una pequeña empresa de accesorios de moda) en concreto ha estado presente desde que tengo uso de razón. Por otro lado, a mí desde pequeño me ha gustado crear, primero a través del dibujo, luego escribiendo, y finalmente mediante la idea de emprender. Mezclando ambas situaciones, era cuestión de tiempo que intentase emprender mediante un negocio basado en la creatividad. 

"Creo que hay una cultura en torno a la inmigración (o al menos lo ha habido en mi caso a lo largo de las generaciones) que propicia la idea de emprender: un cambia de entorno de manera brusca, muchas veces contando con poco apoyo, y se ve forzado a empezar de cero, a construir su propio camino"

- ¿Cómo surgió Fue Monster Prom? ¿Fue vuestro primer proyecto?

Como he comentado antes, la génesis vino de acabar mi etapa en aquella empresa independiente de videojuegos y verme con una serie de conocimientos y recursos que me dieron cierta seguridad para emprender. Me lancé a la piscina, y la cosa ha acabado saliendo bien. Decidí que Monster Prom sería nuestro primer proyecto porque parecía la mejor opción según mis tres criterios básicos: creatividad, viabilidad, y estrategia. Monté la empresa para poder producir el juego, básicamente. 

"Decidí que Monster Prom sería nuestro primer proyecto porque parecía la mejor opción según mis tres criterios básicos: creatividad, viabilidad, y estrategia"

- Wild Youth es otra de tus creaciones, una iniciativa empresarial en comunicación creativa, explícanos en qué consiste.

Durante mis últimos años de carrera, empecé a moverme mucho fuera de la universidad. Me di cuenta que este proceso era terriblemente enriquecedor y un añadido más que recomendable para maridar con los estudios. Participaba en concursos de creatividad publicitaria y ejercía de freelance junto a una compañera de clase. Ambas actividades me educaron un montón y me dieron muchísima perspectiva profesional. Quise compartir este descubrimiento con mis compañeros y vi que muchos rechazaban la oportunidad argumentando que no tenían tiempo o que les parecía muy complicado.

Cuando me di cuenta de esto, empecé a crear varios recursos para facilitar este tipo de actividades, y así -poco a poco- nació Wild Youth. Se trata de una plataforma creativa que intentaba ofrecer distintos recursos y servicios para que jóvenes de perfil creativo pudiesen explorar sus posibilidades más allá de los estudios: desde ofrecer una lista de concursos y un resumen de sus bases, a enlaces con empresas para compartir ofertas de trabajo y conectar talento creativo. A día de hoy ya apenas funciona porque es complicado compaginarlo, en tanto que nunca lo diseñé para que produjese beneficios. Pero me hace feliz saber a ciencia cierta que Wild Youth ayudó en su día a muchos jóvenes. 

- ¿Qué te ha aportado la Universidad Pompeu Fabra en este camino?

Mucho. Además de haber sido una experiencia grata y edificante tanto a nivel educativo como social, me ayudó a estructurar mi manera de pensar. También es cierto que a día de hoy aplico directa o indirectamente el aprendizaje de muchas de las asignaturas que tuve en la carrera. Aprovecho este espacio para defender con orgullo la especialidad que cursé, que quizá por ser la "menos sexy" suele ser la menos popular entre los estudiantes: "análisis". Claro, las otras tres especialidades son bastante más claras y apelan a inquietudes que probablemente llevaron al estudiante a elegir la carrera: "creatividad", "estrategia" y "relaciones públicas". No tienen nada de malo (yo también hice "estrategia" y me gustó); pero es una pena ver como "análisis" pasa desapercibida.

Entiendo que a primera vista esta especialidad parece la más marciana, y sin embargo creo que su contenido es potencialmente el más útil por ser el más universal. La especialidad de Análisis incluía mucho contenido de semiótica, que al final me ha permitido entenderlo todo (desde una novela a una empresa, pasando por un videojuego) como un conjunto de sistemas. Cuando entiendes esto, es más fácil deconstruir, analizar y reutilizar, que al final es un proceso importantísimo para tener éxito en gran cantidad de ámbitos. 

"Aprovecho este espacio para defender con orgullo la especialidad que cursé, que quizá por ser la "menos sexy" suele ser la menos popular entre los estudiantes: "análisis"".

- Cuál crees que es la clave para el éxito empresarial. ¿Qué recomendación darías a alguien que te la solicitara?

Emprender es maravilloso, y exige (en mi opinión) saber mezclar dos maneras de pensar muy diferentes: tener una visión muy estratégica y realista, pero a la vez ser capaz de ir más allá, con tal de ofrecer un valor diferencial respecto a la competencia. Veo a mucha gente creativa fracasar porque no quieren ver que por muy original que sea lo que hacen, siempre va a necesitar una pátina de estrategia. He oído gente justificarse, alegando que aceptar la cara más "empresarial" de la emprendeduría sería "venderse". Para mí eso son excusas baratas, que muestran arrogancia, pereza o cobardía. Una persona creativa que quiere éxito empresarial de cualquier tipo con su obra (no necesariamente económico), tiene que saber ver cómo lo que hace interactúa con el mercado. Y hacer esto no suele dañar la integridad creativa del proyecto, sino que fuerza al creador a desafiar su visión, muchas veces mejorando el resultado. Condicionarnos durante un proceso creativo -lejos de poner barreras- muchas veces estimula. 

"Si uno está en constante movimiento y siempre perceptivo a cualquier oportunidad, acabará encontrando más y aprovechando un mayor número de oportunidades"

Y moverse, moverse muchísimo. La gente se queja de no tener oportunidades (remarcaría que un mal hábito es siempre excusarse y quejarse de lo que no controlamos en lugar de querer dar lo mejor en aquello que podemos controlar). No digo que no sea cierto que algunas personas tienen más oportunidades que otras; pero no se trata de compararse. Si uno está en constante movimiento y siempre perceptivo a cualquier oportunidad, acabará encontrando más y aprovechando un mayor número de oportunidades.

- Nos has dicho que estos días estás muy ocupado con nuevos proyectos. ¿Nos puedes avanzar en qué van a consistir?

Durante los primeros meses de 2019 estuvimos acabando el desarrollo de nuestro primer DLC (una expansión de "Monster Prom" que se vende por separado a precio reducido). La lanzamos por San Valentín, y la verdad es que ha sido un éxito. Ahora estamos a punto de viajar a los EEUU porque somos finalistas en un par de categorías de los SXSW Gaming Awards. A la vuelta, el plan es ponernos a fondo con la secuela, para la que preparamos un Kickstarter (plataforma web de micromecenage de proyectos creativos) que saldrá alrededor de mayo de este año. Y luego, pues un montón de oportunidades que se nos van apareciendo y que estamos estudiando cómo aprovechar sin perder el norte. 

- ¿Qué opinas que en la universidad se hayan promovido los eSports con la creación de @PhoenixesUPF y su participación en ligas de videojuegos como el LOL, Overwatch o Clash Royale?

Creo que siempre es positivo que la universidad promueva todo tipo de actividades extracurriculares, en tanto que ofrece más maneras al estudiante de enriquecer su experiencia,  a la par que lo une más a la vida universitaria. En el caso específico de los eSports, es interesante en tanto que indiscutiblemente es una disciplina que está creciendo a pasos agigantados y creo que dará mucho que hablar en los años venideros. Es bueno ver que la universidad es receptiva a estos cambios e intenta adaptarse. 

- Si tuvieras que volver a elegir grado, ¿volverías a decantarte por Publicidad y Relaciones Públicas?

Probablemente. Disfruté mucho la carrera. Si os soy sincero, no diría 100%, de la misma manera que no lo tenía del todo claro cuando elegí los estudios por vez primera. Mi segunda opción era Filología Eslava (porque siempre he amado la literatura rusa), aunque a día de hoy creo que ya no existe, así que supongo que tendría que ser Estudios Literarios. Y luego hay otros estudios que me interesaban en su día y que siempre me preguntaré qué hubiese sido de mi vida si los hubiese cursado (como Matemáticas o Lingüística).

- Cuando no trabajas, ¿qué es lo que más te gusta hacer?

Me gusta ver series, comer fuera, leer y salir de fiesta. Creo que la vida está para disfrutarla y siempre intento que ningún tipo de estrés me prive de esos pequeños placeres. 

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías: